Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Luis Enrique entona el adiós

El jugador del Barça anuncia su retirada de la selección para dar paso a los más jóvenes

Fue una sorpresa. Un anuncio inesperado. Luis Enrique, de 32 años, el jugador asturiano y probable (Sergi ha fichado por el Atlético) capitán del Barça, anunció ayer que, después de 11 años como internacional, no volverá a actuar con la selección española. El centrocampista, que jugó la última media hora ante Corea del Sur, anunció ayer en una entrevista en el programa La jornada, de Catalunya Ràdio, que prefiere dejar paso a los jóvenes: 'Tenía decidida mi marcha antes del Mundial, y lo saben desde hace tiempo tanto la Federación como el seleccionador. Ahora quiero centrarme sólo en mi club. Cuando haya un partido de España, aprovecharé para tomar fuerzas y darlo todo por el Barça y hacer algo, que ya nos toca volver a la plaza de Sant Jaume a celebrar algún título'.

'Me quedan dos años para jugar a un buen nivel y quiero centrarme ahora en mi club'

MÁS INFORMACIÓN

Luis Enrique no quiso convocar una conferencia de prensa en el hotel de Ulsan como hizo el martes Fernando Hierro, capitán de la selección en los últimos años. El jugador del Barça huyó de cualquier solemnidad y optó por la discreción. Seguramente, sabe que no tiene el peso en la selección del central del Madrid, pero estos días casi todo el mundo se ha acordado de su nariz rota y ensangrentada en el Mundial de EE UU, cuando el italiano Tassotti le dio un codazo en la cara. El árbitro no vio penalti y España se quedó a las puertas de la semifinal (2-1). Aquel marcador alimentó los ánimos de revancha de buena parte de la afición, que deseaba ahora un cruce con Italia. Pero Corea apeó primero a unos y luego a otros. Y Luis Enrique agotó su tiempo en la selección sentado en el césped, viendo el lanzamiento de penaltis y cómo el listón de cuartos sigue sin superarse.

'He estado en los mundiales de Estados Unidos, Francia e Italia. En dos no pasamos a cuartos y en Francia ni eso. Quiero aprovechar para decir que el partido ante Corea fue el último que juego con España', anunció de pronto. 'Me quedan dos años de jugar a un buen nivel y prefiero centrarme en mi club. Ya he dado todo lo que podía, hay jóvenes con muchísimo nivel y espero que superen con mucho lo hecho por nosotros'.

Quizá, como dijo Luis Suárez, el ex seleccionador español que le hizo debutar en 1991 ante Rumania, es ley de vida. El mismo camino que han seguido Hierro (de 34 años) y Batistuta (de 33). 'Pero perdemos a un jugador de garra y lucha', lamentó Suárez. 'Tras él llegan jugadores que pisan fuerte. Se está poniendo de moda, pero a mí no se me habría ocurrido decir que renunciaba a la selección. En mi época la abandonabas cuando dejaban de llamarte'.

Tras superar dos lesiones, Luis Enrique acabó de forma pletórica la temporada en el Barça, sin demasiadas esperanzas de ir al Mundial. Pero Camacho le incluyó en la lista definitiva y le alineó como titular ante Eslovenia (de él partió la jugada que Raúl transformó en el primer gol), jugó el partido entero ante Paraguay, descansó ante Suráfrica (sólo jugó 9 minutos) y acabó cojeando en la prórroga ante Irlanda. Fue suplente ante Corea, pero intervino 30 minutos. Su última media hora con la selección. Atrás quedan 62 partidos con España y 12 goles. No ha batido el listón de cuartos de final en un Mundial, pero tiene un enorme consuelo: el oro olímpico de Barcelona 92 no se lo quita nadie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de junio de 2002