Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colegio de Médicos de Valencia afronta las elecciones más reñidas

Las elecciones al Colegio de Médicos de Valencia no habían estado nunca tan disputadas. Nunca hasta ahora cuatro candidatos habían pugnado de forma tan decidida por hacerse con el control de esta institución que dispone de un hotel, una agencia de viajes o un banco y que, de acuerdo con los últimos datos publicados, gestionó 2.197.016 euros el año 2000, unos fondos que en su mayoría provienen de las cuotas obligatorias abonadas por los 10.750 colegiados.

A finales de la semana pasada ya se habían puesto en contacto con el colegio unos 2.300 médicos para solicitar el voto por correo, una cifra que supera el 20% de los médicos que forman parte de la institución y que es similar al número total de papeletas que se recogieron en últimos comicios celebrados hace cinco años y medio. La fractura de la junta directiva forzó la celebración de unas elecciones extraordinarias en las que se impuso Vicente Alapont, el actual presidente de colegio. Año y medio más tarde ni siquiera hubo votación. Entonces, el ambiente era totalmente distinto. Reinaba la calma y se presentó una candidatura única que permitió a Alapont seguir al frente del colegio. Ahora, para revalidar su cargo tendrá que hacer frente a tres candidaturas.

La que mejor conoce es la que encabeza Amparo Ramón, que acudió con Alapont a las anteriores elecciones y ha optado por escindirse y presentar una opción distinta. Pese a haber trabajado codo a codo con el actual presidente, no ha tenido problemas en denunciar que Alapont, como los otros dos rivales, han presionado a los sindicatos a los que son afines para que hagan campaña y recogida de votos.

Precisamente la relación con los sindicatos del sector ha sido un tema recurrente a lo largo de la campaña electoral. Alapont cuenta con algún miembro vinculado al CSI-CSIF en su candidatura. Vicente Garcés, otro de los candidatos dimitió de la presidencia de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) para presentarse a la presidencia del Colegio, y el cuarto candidato, Juan Benedito, es el responsable del Sindicato de Médicos de Asistencia Pública.

Esta situación obedece para Alapont al intento de sindicalizar el colegio. Junto a estas acusaciones, el presidente en vigor -a quien sus rivales acusan estar en la órbita de la Consejería de Sanidad- ha presentado como aval el 'superávit del 40% que tiene el Colegio'. Por su parte, Benedito pretende acabar con el abono obligatorio de los médicos de las 40.000 pesetas anuales que supone la colegiación y ha propuesto que sean los empleadores -de forma mayoritaria, la Aministración- quien corra con este gasto. Esta candidatura cuenta con el apoyo de una plataforma de médicos de familia.

El resultado se sabrá a última hora de mañana, cuando finalice el recuento de los votos que se podrán emitir en la sede del colegio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de junio de 2002