Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

CRISTIANADO MIGUEL URDANGARÍN Y BORBÓN

Miguel Urdangarín y Borbón, el quinto nieto de los reyes de España, recibió ayer el sacramento del bautismo en una ceremonia de carácter familiar celebrada en los jardines del palacio de la Zarzuela. El tercer hijo de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín fue apadrianado por su tío materno, el príncipe Felipe, y por su tía paterna, Lucía Urdangarín, hermana menor del duque de Palma de Mallorca. El pequeño recibió el bautismo en una ceremonia oficiada por el cardenal Antonio María Rouco y el arzobispo castrense, José Manuel Estepa, asistidos por Serafín Sedano, prelado de honor de Su Santidad. Miguel lloró desconsoladamente cuando Rouco derramó el agua llegada especialmente del río Jordán sobre su cabeza. Ni las atenciones de su madre ni las de don Felipe, que secó con un paño al pequeño, lograron acabar con su llanto, situación que provocó la curiosidad de su hermano Juan y su primo Felipe, que se acercaron hasta la pila bautismal para ver qué sucedía. Doña Sofía captó numerosas fotos durante la ceremonia. Al acto religioso y a la posterior celebración asistieron las familias de la infanta Cristina y de Iñaki Urdangarín, así como el presidente del Gobierno, José María Aznar, y su esposa, Ana Botella; el equipo médico que atendió a la infanta, encabezado por Manuel García Valdecasas, y los altos cargos de la Casa del Rey. Antes de comenzar la ceremonia religiosa se procedió a la inscripción en el Registro Civil del nuevo integrante de la Familia Real. Para ello, acudieron al palacio de la Zarzuela el ministro de Justicia, Ángel Acebes, y la directora general de los Registros y del Notariado, Ana López-Monis Gallego, que inscribieron a Miguel de Todos los Santos Urdangarín de Borbón en el libro destinado a nacimientos, matrimonios y defunciones de miembros de la Familia Real.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de junio de 2002