Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Hierro anuncia su retirada de la selección

'Es una decisión dura, dolorosa y difícil', dice el madridista, que tras la Copa no volverá a vestir la camiseta nacional

'Esta decisión es dura, dolorosa y difícil', dijo Hierro con la voz rota. Levantó su cabeza, cubierta de rizos húmedos, y lanzó una mirada vidriosa al vacío. El capitán de la selección española comenzó a explicar que ha resuelto dejar de jugar con la camiseta nacional una vez que termine el Campeonato del Mundo.

'Es el fin de un ciclo', balbuceó después. Y no pudo terminar de articular el discurso. Se pasó la mano por la mejilla, pero las lágrimas se la volvieron a mojar. Y se fue. Se marchó sin más, dejando perplejos a los concurrentes a la conferencia de prensa que había convocado.

Dejó la sala y se marchó solo por el camino que lleva al hotel de Seobu donde se encuentra concentrado el equipo de José Antonio Camacho a la espera de su partido de los cuartos de final, el sábado, contra Corea del Sur. Le persiguió un cámara de la televisión surcoreana mientras andaba, aparentemente impasible, bajo el mediodía brumoso de la costa del Pacífico.

'No es por la edad [34 años]. He terminado un ciclo y quiero dedicarme en exclusiva al Madrid'.

Camacho: 'Se va un hombre de una calidad personal muy grande. Sustituirle será difícil'

La ceremonia se pareció a una misa. El portavoz de la Federación Española, Fernando Garrido, se presentó con el vicepresidente, Juan Padrón; el seleccionador, Camacho, y el propio Hierro al mediodía de ayer y sin previo aviso en la sala de prensa instalada junto a la concentración.

Hierro se sentó entre Padrón y Camacho y Garrido, de pie, cogió el micrófono para decir que el jugador había decidido hacer pública su intención de retirarse de la selección tras el Mundial.

Padrón habló luego en términos sacramentales: 'Uno quisiera hacer a Hierro una petición especial. Que done la última camiseta que use a la Ciudad Deportiva de la Federación Española, en Las Rozas (Madrid). Es el máximo goleador en la trayectoria del equipo nacional. Ha sido el colaborador de un noble ideal, fomentando la convivencia y el espíritu de equipo, y ha contribuido a que reine la paz y la armonía en el cuadro nacional'.

Hierro, que en marzo pasado cumplió los 34 años de edad y hasta entonces había permanecido en silencio, explicó a continuación: 'La decisión está tomada desde diciembre último. Entonces le comuniqué al presidente de la federación que si venía al Mundial sería la última vez que vistiese la camiseta. Es una decisión dura, dolorosa y difícil...'. Fue en ese instante cuando la voz se le rompió.

'Me quedo con los 88 momentos en que he defendido la camiseta española. Ojalá sean 91 y España llegue, pues, a la final, que es lo que quieren los aficionados. He defendido al equipo español con todas mis fuerzas y mis ganas. He dado todo por la camiseta de la selección, pero ha llegado el momento de dejarlo. No lo decido por la edad. Creo que ha terminado un ciclo y quiero dedicarme única y exclusivamente a mi club, el Real Madrid. Que sea un grupo de jugadores nuevos el que clasifique a España para la próxima Eurocopa [la de Portugal 2004]'.

Camacho dijo después que con Hierro se marcha un jugador que le comprendía: 'Se va un hombre de una calidad personal muy grande, una persona que entiende al colectivo, que entiende al entrenador... Encontrar un sustituto será difícil para el fútbol español'.

Hierro intentó explicar luego lo que siente, pero no pudo hacerlo: 'Decirle que no a la selección española es un momento complicado...'. Bajó la cabeza y se levantó de la mesa. Se fue secándose las lágrimas, demasiado conmovido como para despedirse sin titubeos de un equipo al que considera su segundo club.

Después de 13 años de servicio y cuatro Copas del Mundo disputadas, su timidez no le permitió hacer más publicidad de un sentimiento demasiado grave.

Por la tarde, durante el entrenamiento, repartió los petos verdes y rojos entre los jugadores con la seriedad con que un cura da las hostias el día de la primera comunión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de junio de 2002