Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRAGEDIAS AÉREAS EN CATALUÑA Y VALENCIA

Dos muertos al estrellarse un avión de extinción de incendios

El 'Air Tractor' cayó en picado tras descargar sobre un pequeño fuego al sur de Valencia

Los dos ocupantes, piloto y motobombista, de una aeronave tipo Air Tractor, fallecieron ayer, pasadas las 21.30, al estrellarse la avioneta tras descargar agua sobre un pequeño incendio en Barxeta, un municipio cercano a Xàtiva, al sur de Valencia, en la comarca de La Costera. La avioneta siniestrada, un modelo de última generación, era propiedad de la empresa Avialsa, adjudicataria de parte de los servicios de extinción de incendios de la Generalitat Valenciana.

El piloto Rodrigo Crispín Sanchis, nacido en Sagunto hace 30 años, y el motobombista Francisco Martín Mateos Vila, de 33 años de edad y de Madrid, fallecieron ayer pasadas las 21.30 cuando la avioneta de extinción de incendios tipo Air Tractor en la que trabajaban cayó en picado sobre un campo de naranjos en la partida de Canasona, próxima a Barxeta, el término municipal en el que pocos minutos después de las 21.00 se había declarado un incendio.

El Air Tractor siniestrado era propiedad de la empresa Avialsa, adjudicataria de algunos servicios de extinción de incendios de la Generalitat Valenciana. Tras recibirse el aviso del incendio en Barxeta, a las 21.00, la nave partió de la base de Siete Aguas (a unos 80 kilómetros de Valencia en dirección a Madrid) y descargó, pasadas las 21.30, los 3.000 litros de agua que portaba. Por razones aún desconocidas, instantes después cayó en picado sobre un campo de naranjos. Uno de los ocupantes permanecía aún con vida después del accidente, pero falleció antes de la llegada al lugar de una dotación del SAMU.

La nave siniestrada había participado una hora antes en la extinción de otro incendio ocurrido en una zona de pinar en la partida de Tamayo, en el término municipal de Venta del Moro, muy próxima a la base y donde ardieron dos hectáreas. Ese fuego quedó extinguido momentos antes de que entrara en la sala del 112 el aviso de Barxeta, según el Centre de Coordinació d'Emergències de la Generalitat.

Según fuentes de la empresa Avialsa en Manises, donde está ubicado el taller, la avioneta es de última generación y técnicamente está preparada para albergar combustible suficiente como para haber actuado en los dos incendios sin repostar e incluso seguir operando después.

Al lugar de los hechos se desplazaron efectivos de bomberos, Policía Local, Guardia Civil y Protección Civil. El director general de Interior de la Consejería de Justicia, Luis Ibáñez, se trasladó al lugar del suceso. Pasadas las 23.00 llegó el juez de guardia de Xàtiva, que se hará cargo de la investigación. Mientras se procedía a la recuperación de los cadáveres, hizo acto de presencia el director de Avialsa, quien se mostró tremendamente afectado y no quiso hacer declaraciones.

Luis Ibáñez lamentó lo ocurrido y anunció la suspensión de un simulacro previsto para el día de hoy en Requena, precisamente, de los efectivos aéreos de extinción de incendios de la Generalitat.

Al cierre de esta edición se desconocían las causas del siniestro y fuentes de la empresa consideraban, en principio, que no estarían relacionadas con la visibilidad del momento en que estaba operando la avioneta porque aún había luz suficiente, pese a lo avanzado de la hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002