Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tobias Rehberger conecta trabajo y obra de arte en la Sala Montcada

La Sala Montcada de Barcelona se ha convertido estos días en un agujero negro donde el espectador pierde la orientación espacial. Sólo al fondo de la misma, ¿o está en el centro?, hay una luz. Es una lámpara que se enciende y se apaga en función de si se enciende o se apaga la luz en el estudio que el artista alemán Tobias Rehberger (Esslingen am Neckar, 1966), autor de la instalación, tiene en Francfort.

Rehberger es uno de los artistas emergentes en la escena alemana. Hasta el mes de agosto, por ejemplo, expone en el prestigioso ZKM de Karlsruhe. En su trabajo suele jugar con elementos espaciales. En él, 'el objeto-escultura se mezcla con elementos de diseño y arquitectura', explica Chus Martínez, comisaria del ciclo Denominador comú, en el que se enmarca esta instalación. Su título, Treballant, trabajando, arbeitend, remite a la conexión del espacio expositivo con el espacio donde el artista y su equipo trabajan, que se establece mediante un dispositivo digital de control remoto. Así, la instalación casa con la línea del ciclo, que se cuestiona la dimensión física y los límites de la sala de exposiciones.

El concepto de luz se ha asociado tradicionalmente con la creatividad: la iluminación. El hecho de que esta luz se transforme en una simple bombilla establece un 'juego irónico con la cuota de creatividad que se supone que debe tener una obra de arte', dice Martínez. De hecho, las instalaciones de Rehberger suelen funcionar como espacios integrados, tanto en cuanto arte como en los más tradicionales espacios y objetos funcionales. Dejando al espectador el papel de juez, Rehberger pone sobre la mesa la discusión acerca de qué es una obra de arte y hasta qué punto ésta se halla condicionada por prejuicios, percepciones e influencias externas. Dice Rehberger que ha querido 'crear un espacio independiente a lo que es habitualmente la sala'. 'Pintándolo de negro podía controlarlo totalmente. Cuando se apaga la luz desaparece. Si yo o alguien de mi estudio estamos trabajando, la obra puede ser percibida. Si no, simplemente desaparece'. Su intención, prosigue, ha sido también preguntarse 'qué significa hoy producir'.

20º aniversario en Caixafòrum

La Sala Montcada de la Fundación La Caixa cumple estos días sus primeros 20 años de historia. Para celebrarlo, este sábado se ha convocado una jornada que mezclará recuerdo, reflexión y fiesta en Caixafòrum. El programa comenzará a las 16.30 con la proyección de un vídeo sobre la trayectoria de esta sala consagrada al arte contemporáneo. A las 17.00 y a las 19.00 se celebrarán dos tertulias. La primera acerca de los inicios y la consolidación de este espacio dedicado al arte contemporáneo, con la participación de artistas, críticos y comisarios. Y la segunda sobre qué ha aportado la Sala Montcada en comparación con otras similares, con la presencia de sus responsables. A partir de las 21.00 se ha convocado una fiesta con las acciones de Empar Rosselló, Matilde Muñiz, Club d'Esgrima SAM y Quentin Clemence y la actuación de Grup Bipolar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 2002