Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un montañero muere al caer por un barranco en la Alpujarra

Un montañero residente en Madrid falleció el sábado pasado cuando descendía por el barranco de La Sangre, entre Pitres y Capileira, en la Alpujarra granadina. El deportista, J. C. L., de 32 años, que iba con otro compañero, debió precipitarse desde la ladera y caer en una poza del río Trevélez donde pereció ahogado. La Guardia Civil, con ayuda de un helicóptero y un amplísimo dispositivo, logró rescatar ileso al segundo montañero que se encontraba atrapado.

El grupo compuesto por tres montañeros había acudido el fin de semana a la Alpujarra. El sábado, hacia las tres de la tarde, iniciaron el descenso por el barranco de Trevélez. La primera noticia sobre el accidente la dio uno de los participantes en la bajada tras comprobar que, pasadas las once de la noche, sus dos compañeros no habían regresado al punto de encuentro. A pesar de lo avanzado de la hora la Guardia Civil buscó infructuosamente a los deportistas hasta las dos de la madrugada.

El domingo se reinició la búsqueda muy temprano. La rapidez con que descienden las aguas en esta zona complicaron las tareas de rescate. A las siete de la tarde un excursionista dijo que había visto a una persona en el barranco de la Sangre. La Guardia Civil constató sobre el terreno que uno de los excursionista flotaba inerte en una poza y el otro se encontraba ileso.

Tras rescatar al segundo, la Guardia Civil preparó un complicado plan para rescatar el cadáver que se encontraba dentro de un fuerte remolino y enrollado con sus propias cuerdas. Una vez atrapado el cuerpo del montañaero fue izado hasta el borde superior del barranco y desde allí llevado el peso al helicóptero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de junio de 2002