Renault defiende un mayor grado de temporalidad en la plantilla

El Grupo Renault España cerró el ejercicio 2001 con unas pérdidas de 17,6 millones de euros debido, según su presidente, Juan Antonio Fernández Sevilla, 'al descenso en los niveles de producción y por la aplicación del Plan de Bajas Voluntarias Incentivadas'. Fernández Sevilla apostó ayer, durante la junta de accionistas, por una temporalidad en la plantillas 'adecuada y no exagerada para hacer frente a los desajustes e incidencias del mercado del automóvil'.

Sin especificar el porcentaje de trabajadores temporales que serían necesarios en el grupo Renault España, el presidente de la multinacional se mostró partidario de poner en funcionamiento esa temporalidad para adaptarse a un mercado tan cambiante como el del automóvil.

El aumento de los trabajadores temporales, que sería negociado con los interlocutores sociales, según Fernández Sevilla, 'es imprescindible y bueno para el empleo, ya que redundaría en más inversiones y puestos de trabajo, y haría a la empresa más competitiva en un mercado a la baja evitando la rigidez laboral'. Todo ello sin llegar en ningún momento 'a cuotas enormes o excesivas de empleados fijos-discontinuos'. Renault España, que cuenta en la actualidad con 11.114 empleados, alcanzó el año pasado una cifra de negocio de 7.073 millones de euros, un 2,6% menos que en 2000.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS