_
_
_
_
Reportaje:

Rovi se lanza al ruedo europeo

La empresa prevé facturar 90 millones de euros en 35 países con un fármaco contra los trombos

Laboratorios Rovi, un viejo conocido de los hogares españoles, exportará medicina nacional a Europa y más lejos del continente. La Bemiparina, un medicamento contra los trombos desarrollado en España, se comercializará en 35 países. El fármaco permitirá a esta empresa familiar duplicar su facturación, hasta alcanzar los 120 millones de euros.

La farmacéutica reclama el apoyo del Ministerio de Sanidad a los laboratorios que exportan productos españoles

El desembarco de la inversión extranjera en el sector farmacéutico apenas ha respetado a un puñado de empresas de capital español. Laboratorios como Almirall, Esteve, Ferrer o Uriach, entre otros, han aguantado el tirón. Una complicada lucha frente al dominio de las empresas estadounidenses, que barren el mercado con recursos y medios humanos muy superiores.

Laboratorios Rovi ha seguido la estela de Almirall, los laboratorios pioneros en salir a los mercados exteriores. Ha comenzado también la comercialización en el exterior de un fármaco contra los trombos made in Spain.

Venta en Centroamérica

El laboratorio español ha desarrollado la Bemiparina, un medicamento que diluye la sangre y reduce el riesgo de trombos por desprendimiento de coágulos tras las operaciones. La empresa ha iniciado la venta de este fármaco ya en países de Centroamérica. El próximo año comenzará a hacerlo en Europa. Llegará a la India, Japón o a los mismísimos Estados Unidos, cuna de la investigación médica.

El plan estratégico de la empresa contempla la venta de la Bemiparina en 35 países. Los laboratorios estiman que en tres años su facturación se incrementará en 90 millones de euros. El fármaco permitirá multiplicar por dos el balance de la empresa.

Las estimaciones apuntan a que, ya este mismo año, la cifra de negocio de la compañía se duplicará. Desde los 32 millones de euros hasta los 65 millones. El tamaño de la empresa alcanzará los 120 millones de euros de facturación, asegura su presidente, Juan López-Belmonte. El crecimiento anual se estima en el 25%.

'La investigación en oncología, cardiovascular y genética está en manos de Estados Unidos, pero existen parcelas donde las pequeñas empresas también pueden contribuir al bienestar social', indica López-Belmonte. 'La genética va a curar muchas enfermedades, pero quien tenga una apendicitis deberá someterse siempre al diagnóstico y al cirujano', advierte.

Especializado en los antitrombóticos denominados hemiparinas, Laboratorios Rovi destina el 30% de su facturación a investigación. En esta actividad ha invertido 360 millones de euros en los últimos siete años.

El desarrollo de un nuevo medicamento requiere un largo y tortuoso camino previo a su comercialización. Debe probarse primero en animales, luego en voluntarios sanos y, si supera estos controles, en una muestra de entre 350 y 500 enfermos.

Después de cuatro años de exámenes, el fármaco obtiene el registro de Sanidad. Una certificación como producto seguro, eficaz y con ventajas para la comunidad. El problema es que a los 10 años, cualquier empresa puede fabricar ya genéricos (el medicamento sin marca específica). Éste es el plazo para amortizar la inversión.

La Bemiparina, para la que se han invertido unos 42 millones de euros, cuenta con patentes ya en Europa, Estados Unidos y Japón. López-Belmonte destaca el papel que ha jugado la presidenta de la Agencia del Medicamento, María Victoria de la Cuesta, en la puesta en escena de este fármaco. 'Nos ha presentado en sociedad y nos ha proporcionado un soporte personal administrativo muy importante'.

La Bemiparina se distribuirá en Europa gracias al procedimiento de reconocimiento mutuo. Éste consiste en que un Estado presenta a los demás el producto para su registro. Si hay dos países que no lo reconocen, el registro se echa atrás incluso en el país de origen.

Rovi comercializará la Bemiparina mediante licencias para que otros laboratorios la distribuyan. 'No tenemos capacidad humana ni técnica para venderlo en solitario y, además, nos llevaría mucho tiempo en ello'. Esta decisión supone una pérdida en comisiones comprendida entre el 25% y el 30% de la facturación. En España, los precios de los medicamentos los determinan los ministerios de Economía y Sanidad. Hay fabricantes que mandan su producción a Suiza, donde se distribuye hacia otros países, sin tener que cotizar a Hacienda.

Mejor trato

López-Belmonte reclama un mejor trato por parte de Sanidad para las empresas que no actúan así. 'El ministerio tiene que apoyar a las empresas que exportamos y pagamos nuestros impuestos en España, sin aplicar precios de transferencia. Los laboratorios que exportan deberían poder aplicar mejores precios'. Y una crítica más que dura: 'En Estados Unidos, el trato es mejor. En este sector hay que tener categoría, no puedes vender con precios el 25% más baratos'.

Rovi cuenta con un equipo de investigación y desarrollo de 15 personas en plantilla y otras 50 en régimen de contratación con otras empresas y universidades mundiales. En este momento, acaba de desarrollar una molécula que contribuirá al diagnóstico precoz del cáncer, así como el seguimiento de la eficacia de los tratamientos de quimioterapia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_