Crónica:CÓRDOBA | LA LIDIACrónica
i

Orejas por un tubo

A pesar de que ya se ha convertido en una costumbre, los hábitos del público que acude a las plazas son cada vez menos puristas. Admiten encierros sin ninguna presencia y jalean indiscriminadamente lo bueno y lo malo. Y como benefactores de pro premian con orejas a destajo faenas en conjunto ramplonas y de escasa condición.

De este vistazo general a la corrida, hay que abrir paréntesis a los detalles toreros de Ponce en los estertores de la faena al segundo de su lote, un toro manso al que terminó por encelar en la muleta y administrarle una tanda de naturales donde al fin hubo temple y hondura.

Finito pasó de puntillas en el primer embite, de tres, en la plaza de su tierra. Lo intentó ante el inválido sobrero. Mal sabor de boca dejó al torero la lidia de su primero, quizá el mejor de esta esperpéntica corrida.

Marca / Ponce, Finito, El Juli

Toros de José Luis Marca, San Miguel y Manolo González, anovillados, sin fuerza. Enrique Ponce: saludos y dos orejas. Finito de Córdoba: saludos y aplausos. Julián Lopez, El Juli: oreja y dos orejas. Plaza de Córdoba. 28 de mayo. Tercera de abono. Lleno. Ponce y El Juli salieron a hombros.

Y El Juli a lo suyo, sigue siendo atractivo para el público y a poco que hace los tendidos se le entregan. Faenas aseadas, encontrando toro en todos los terrenos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 28 de mayo de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50