Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CROACIA | GRUPO G

Paso a la experiencia

Desde su creación, en 1987, y su adscripción a la FIFA, en 1992, el fútbol ha sido realmente generoso con Croacia y viceversa. En su primera participación en un Mundial, el de Francia 98, alcanzó el tercer puesto, además de coronar a Suker como máximo goleador del torneo. Ahora ha conseguido su segunda clasificación consecutiva y amenaza con igualar, si no mejorar, aquel registro.

Anarquía, individualismo, suma de talentos... Todo define a Croacia como el mejor exponente del fútbol balcánico: jugadores con la competitividad en los genes, recios, difícilmente reductibles al esquematismo y longevos por naturaleza. Pero, a pesar de la producción constante de jóvenes talentos, la selección croata sigue siendo reconocible, familiar para los aficionados. Una colección de ilustres como Suker, Boksic, Prosinecki, Jarni, Stimac, Soldo o Rapaic, viejos colegas, difícilmente impresionables por el boato del campeonato.

La tropa de Mirko Jozic, que hizo campeón al Colo-Colo, chileno, en la Copa Libertadores de América, o campeón de la Recopa asiática al Al Hilal, saudí, pide que se dé paso a la experiencia. Tanto es así que un equipo impregnado de talento individual se ha revelado en la fase de clasificación como un portento defensivo: sólo dos goles recibidos. Nada, pues, de toma y daca. Jozic ha introducido sibilinamente un grado de organización en un grupo que destaca por el prodigio individual.

La última sensación es Balaban, delantero del Aston Villa, inglés, con cinco goles en ocho partidos en la ronda clasificatoria. Suker, sin embargo, representa la imagen del ídolo carismático. Ha anunciado un promedio de dos goles por partido, luce una camiseta blanca con un 3-0 en rojo recordando la victoria sobre Alemania en el Mundial francés y quiere aprovechar su última gran presencia, a sus 34 años, para confirmar lo que dijo de él un antiguo compañero: 'Es una máquina de tirar a gol'. Claro que antes tendrá que jugar, algo nada fácil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de mayo de 2002