Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recurso contra el archivo del proceso a los jueces que dejaron libre a El Negro

El teniente fiscal José María Luzón recurrió ayer la decisión del juez instructor del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar de concluir sin procesamientos la investigación contra los tres magistrados que excarcelaron al narcotraficante Carlos Ruiz, El Negro. El fiscal insiste en que la decisión de los tres magistrados de la Audiencia Nacional, Carlos Cezón, Carlos Ollero y Juan José López Ortega,fue 'clamorosamente injusta', por lo que deben ser procesados por prevaricación dolosa.

El instructor del Supremo rechazó los procesamientos instados por Luzón por entender que los magistrados 'no tuvieron intención de procurar una injusta excarcelación' de El Negro, 'ni mucho menos facilitaron posteriormente la fuga de éste'. Sánchez Melgar no apreció delito de prevaricación y dijo que la 'falta muy grave de desatención' en el ejercicio de sus funciones puede ser sancionada en la vía disciplinaria.

Ahora, en su recurso, Luzón afirma que interpretar, como hicieron los jueces, que el 'tratamiento ambulatorio' que el psiquiatra penitenciario recomendó para El Negro a fin de evitar su suicidio debía ser un 'tratamiento externo' a la cárcel, 'implica un desprecio a la organización penitenciaria, a la que tácitamente se considera incapaz de garantizar la seguridad y salud de los internos'.

El fiscal agrega que los magistrados Carlos Cezón, Juan José López Ortega y Carlos Ollero 'no son jueces principiantes, recién salidos de la Escuela Judicial, o incluso nuevos en una concreta jurisdicción, en la que pueden verse sorprendidos en un supuesto excepcional'. Se trata de 'magistrados veteranos, con experiencia, que conocían perfectamente la trascendencia y gravedad de la causa y que estaban en condiciones de valorar el informe psiquiátrico'.

En suma, para Luzón el 'claro apartamiento de la legalidad' que se evidencia en el auto de excarcelación de El Negro 'es exponente de una intencionalidad clara de actuar injustamente, con independencia de los móviles concretos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de mayo de 2002