Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La cámara elige hoy a su nuevo 'senado'

Las elecciones de hoy al plenario de la Cámara de Comercio pueden dar un empuje a la candidatura de Valls

Las empresas censadas en la Cámara de Comercio e Industria de Barcelona están convocadas hoy a las urnas para elegir a sus representantes en el plenario de la institución. Este organismo está formado por 69 miembros, de los cuales 60 son los cargos electos y los 9 restantes son miembros designados a dedo por las patronales Fomento del Trabajo Nacional y Pimec-Sefes.

Miquel Valls es el candidato oficialista, a expensas de lo que haga su oponente Joaquim Molins, que, en principio, parte como candidato menos potente. Valls ha conseguido el respaldo de una amplia mayoría gracias a las gestiones de su jefe de campaña, el abogado Ramon Masià y de su socio Miguel Tejeiro -titulares ambos del renombrado bufete de Maestro Nicolau-, cercanos a los futuros cargos de la cámara afines al PP, como Emilio Cuatrecasas y Enrique Lacalle, y a otros nombres de peso en la institución, como el hotelero y presidente del FC Barcelona, Joan Gaspart.

Gracias al voto por correo, Valls ha reunido a más de 30 escaños del plenario que hoy saldrá elegido, y que a su vez elegirá presidente por sufragio directo al finales de junio. A pesar de la urna instalada en el edificio del Consolat de Mar, hoy está casi todo prácticamente decidido, porque de los 60 cargos electos, 44 son candidatos únicos.

Valls ha recibido su principal respaldo de Josep Lluís Torra, el hombre fuerte de Agrupació Mútua y de Bankpyme, secundado por Josep Cercós, ex presidente de Winterthur, actual apoderado de Amsir -filial de Agrupació Mútua- y portavoz oficial de la candidatura.

Por su parte, el sector de la construcción, que en un primer momento cerró filas en torno a Valls, se presenta finalmente a las elecciones de hoy algo más dividido. José Antonio Castro, patrón de Construcciones J. Castro, conocido en Barcelona como dueño de la cadena hotelera Hesperia, es una de las bazas del banco azul de la nueva etapa. Sin embargo, su entrada en la cámara ha originado reacciones contrarias en la Cámara de Contratistas de Obra Pública, vertebrada en la patronal Fomento del Trabajo, que se muestra más bien partidaria de ofrecer su apoyo a uno de los grandes del sector.

Esta línea divisoria entre las grandes empresas emblemáticas y los grupos emergentes que apoyan a Valls recorre buena parte del plenario que hoy saldrá elegido. A un lado de la línea, se sitúa el equipo del candidato oficialista -Valls, Gaspart, Torra, Castro, Masià, González, etcétera-, y al otro, algunos de los nombres con mayor peso en la cámara, como Rafael Foguet (Ferrer Internacional), Josep Lluís Jové (Agbar), Pedro Fontana (BBVA), Enric Crous (Damm), Salvador Gabarró (Roca Radiadores) y Santiago Sardà (FCC), entre otros. Algunos de estos últimos no aprueban los métodos de captación de votos seguidos por Valls a través del mencionado bufete, pero de momento refugian su crítica tras un discreto silencio.

A lo largo de la campaña electoral, Josep Manuel Basáñez, presidente de Caprabo, ha sido presentado como el segundo in péctore de la candidatura de Valls, aunque en las últimas horas Ramon Masià puede estar disputándole este puesto en el diseño de la nueva ejecutiva, según medios conocedores de la candidatura. La irrupción de Masià en la orla del presidenciable -en su momento, tal posibilidad fue desmentida a este diario personalmente por el propio Valls- sería el desencadenante de una candidatura de oposición forjada por las grandes compañías. Los notables tienen a partir de hoy mismo un mes y medio de tiempo para observar los movimientos del candidato que se presume ganador.

Mientras tanto, algunos sectores como el pequeño comercio dirimen sus diferencias a través del voto. Los comerciantes de Mercabarna acudirán a las elecciones para defender con su papeleta a Joan Josep Llonch, a quien la candidatura de Valls quiere sustituir por el letrado Albert Sorroca. Habrá otras batallas, como la de los gremios de panaderos y tocineros, desencadenada a causa del apoyo incondicional a la candidatura oficialista de la patronal Pimec-Sefes. En estos comicios también se libran otras escaramuzas de mayor peso estratégico, como la que se dirime en el consorcio Turismo de Barcelona -dependiente de la Cámara de Comercio- entre los hoteleros Jordi Clos y Joan Gaspart.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de mayo de 2002