De Boer, un récord sin aura

El holandés será hoy el jugador en activo con más partidos (107) europeos

Chamartín es el escenario en el que Frank de Boer batirá hoy el récord de partidos de torneos europeos disputados por un jugador en activo. De no haber sorpresa en la alineación que disponga Carles Rexach, el defensa holandés sumará su encuentro número 107, superará al italiano Paolo Maldini, igualará al ya retirado portero inglés Ray Clemence y se situará a diez tan sólo de la plusmarca absoluta, en poder del ex defensa italiano Giuseppe Bergomi.

La veteranía es un grado ciertamente, pero, en contra de lo que se esperaba de él cuando llegó al Barcelona en 1998, De Boer no ha alcanzado ni el nivel de juego, ni la ascendencia, ni el carisma de su antecesor en el eje de la defensa, su compatriota Ronald Koeman. Las expectativas eran muy altas cuando, a instancias de Louis van Gaal, fue fichado junto a su hermano gemelo, Ronald, después de un largo litigio para rescindir sus contratos con el Ajax. Pero Frank raras veces ha sido capaz de dotar al equipo de la seguridad que precisa ni de manejar los hilos en la construcción del juego. Alguna vez ha llevado el brazalete del capitán, pero nunca se ha consolidado como tal, de la misma manera que, a pesar de ser un buen lanzador de faltas, Rivaldo o Xavi apenas le han permitido probar fortuna. Para colmo de males, en marzo de 2001 dio positivo en un control antidopaje y fue suspendido por un año, aunque luego la sanción le fue rebajada y concluyó el 31 de agosto.

Más información

Ahora, cuando finaliza su cuarta temporada como azulgrana, es prácticamente seguro ya que cambiará de colores. Su contrato concluye y él, a pesar de que dentro de dos semanas cumplirá los 32 años, se siente con fuerzas para exigir otro al menos por dos cursos más. El Barcelona sólo le ofrecía uno.

De Boer mantiene la esperanza de despedirse a lo grande y dar la vuelta a la semifinal de esta noche. Para ello expresa un par de deseos: 'Tener la misma suerte que el Madrid tuvo en nuestro terreno y salir al ataque como lo hicimos en el Camp Nou y buscar un gol en la primera parte. Si lo logramos, todo es posible'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de abril de 2002.

Lo más visto en...

Top 50