Gran Premio de España de fórmula 1 | AUTOMOVILISMO

De la Rosa pasa un nuevo calvario y abandona en la segunda vuelta

En lugar de una fiesta, el Gran Premio de España fue un calvario para Pedro Martínez de la Rosa, el único español participante. De la Rosa (Jaguar) partió en la decimosexta posición en la parrilla de salida y, tras ser adelantado por los tres pilotos que le perseguían, cerró la primera vuelta en la última posición. Sin embargo, aquello no fue más que un aviso. El problema serio se produjo sólo dos vueltas después, cuando su coche se clavó, se salió de la pista y De la Rosa se vio obligado a abandonar.

'Los ingenieros están aún estudiando qué ha ocurrido, pero parece que se trata de un problema de diferencial, que también ha afectado a Irvine a mitad de carrera', comentó un piloto decepcionado, que tardó casi una hora en salir del motorhome, tras una larga reflexión sobre todo lo ocurrido. 'Lo cierto es que todo me ha salido mal, justo donde mejor quería hacerlo', agregó. 'Ya en la primera vuelta, Sato (Jordan) me ha arrinconado a un lado de la pista, y luego, McNish (Toyota) ha vuelto a obligarme a pisar la hierba'.

Más información

Fue un completo desaguisado. 'Prefiero olvidarlo enseguida' confesaba el piloto de Cardereu, 'y pensar que en el futuro las cosas irán mejor. Pero es evidente que hay que ponerse las pilas'. De la Rosa había confesado antes de la carrera que resultaba 'muy duro' correr en casa sabiendo que no tienes opciones de entrar en los puntos. Sin embargo, el español se niega a perder la ilusión. 'Estoy convencido de que en cuestión de dos meses veremos una mejora importante. Ford sigue apostando por este equipo [Jaguar] y con el túnel de viento, que ya está instalado en nuestra base en Inglaterra, mejoraremos el aspecto más abandonado de este coche, la aerodinámica'.

Mientras tanto, Jaguar, que ha sumado sólo los tres puntos que Irvine logró en Australia, seguirá debatiéndose en las últimas plazas de las parrillas y de las carreras. 'Somos muy lentos', confesaban en la escudería. Ayer, uno de los compañeros de viaje de Jaguar, Minardi, no apareció en la salida de Montmeló. La propia escudería se retiró tras el warm-up (entrenamiento previo a la carrera) al comprobar que sus dos coches tenían un problema con los alerones -el sábado perdieron los delanteros y ayer los traseros- que el equipo no podía resolver.

El circuito de Montmeló vivió ayer una jornada de récord. Los 98.000 espectadores que llenaron el circuito suponen un aumento de 7.000 personas con relación al año pasado y superan el listón de 91.000 establecido en 2001 por la F-1. El Mundial de motociclismo tiene su récord en 85.000 espectadores en 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 28 de abril de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50