Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA EN 7D

De la tradición sonora de Salif Keita a los míticos Supertramp

La semana musical une la tradición del cantante de Malí Salif Keita, que ya ha abandonado sus coqueteos con la música eléctrica y rockera, con la vanguardia de Yonderboy, que desde su país de origen, Hungría, se ha convertido en uno de los referentes de la modernidad. Sin tanta modernidad, los integrantes de la vieja banda Supertramp mostrarán los temas de su nuevo álbum, Slow Motion, sin olvidarse de sus temas de siempre.

El maliense Salif Keita se deja de veleidades eléctricas y en su reciente disco, Moffou -que presenta mañana-, se muestra como un redescubridor de la tradición musical de su país. De origen noble y albino de nacimiento, y con uno de los timbres de voz más hermosos del mundo, Salif cuenta historias de los jóvenes de Malí obligados a casarse sin desearlo, pero que las noches de luna llena bailan con quienes de verdad quieren.

Su música es una de las citas imprescindibles de una semana en la que dos veteranas formaciones hispanoamericanas dicen adiós. La Vieja Trova Santiaguera elige un título significativo para un disco y un espectáculo, El balcón del adiós, para dar la última lección de son cubano.

De Argentina, Los Chalchaleros, tras más de medio siglo recreando el folclor de su país natal, entonan también su despedida.

Supertramp aparecen como unos viejos venerables, sólo que en este caso sí se nota que han perdido chispa, pues su último disco, Slow Motion, que justifica su gira, repite manidos tics de las canciones que les dieron fama.

La casualidad hace que dos músicos armenios coincidan en Madrid: Arto Tuncboyaciyan, más decantado hacia el jazz; y Haig Yazdjian, explorando la música popular de su país.

La Fundación Canal de Isabel II afronta la segunda parte del programa Música del Agua, con Ojos de Brujo y su rumba rapera, la tradición de la trikititxa (acordeón diatónica vasca) de Kepa Junkera, y la fabulosa fusión de electrónica y música india de Susheela Raman.

También asentada sobre la electrónica entiende la música Yonderboy, un joven de Budapest que se muestra ahora como uno de los artistas más vanguardistas de Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002