Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pla logra el apoyo del 75% de los militantes y será el candidato del PSPV a la Generalitat

Ciscar sufre una importante derrota y no gana en ninguna de las comarcas socialistas

Joan Ignasi Pla será el candidato del PSPV-PSOE a la presidencia de la Generalitat en las próximas elecciones autonómicas al obtener el respaldo del 75% de los militantes socialistas valencianos y algo más de 10.337 votos. Ciprià Ciscar no consiguió dar la sorpresa a la que aspiraba y con un total de 3.282 votos logró el apoyo del 23,8% de la militancia. la participación de los socialistas valencianos en sus segundas primarias fue elevada, alcanzando el 81,6%, cuando en las anteriores fue del 55%. Pla venció en todas las comarcas, incluso en L'Horta Sud, feudo histórico de Ciscar.

Al cierre de esta edición, con el 96,6% escrutado, a falta de recibir el resultado de unas pocas mesas, la victoria de Joan Ignasi Pla resultaba incontestable. El secretario general de los socialistas valencianos lograba la victoria en todas las comarcas de la Comunidad Valenciana, en las tres capitales de provincia y en las principales ciudades valencianas. Ciscar apenas si pudo detener la marea en Alzira, La Vall d'Uixó y Orihuela. Unos resultados muy lejos de las aspiraciones del ex consejero de Educación y Cultura que aspiraba, al menos así lo reconocían diversos miembros de su equipo de campaña, a alcanzar un porcentaje cercano al 40%. De hecho, Ciscar apenas si superó en votos el número de avales que tuvo que presentar para poder ser candidato y, en alguna agrupación, como fue el caso de Orihuela, obtuvo menos votos que avales.

La enorme diferencia que Pla alcanzó sobre Ciscar era interpretada por distintas fuentes del socialismo valenciano como la expresión de una militancia que había apostado claramente por la estabilidad política en el interior de su partido y por cerrar una etapa que ya estaba superada.

De hecho, Pla ha avanzado de forma notable desde que accedió a la dirección del PSPV en septiembre de 2000. En aquella fecha obtuvo la victoria por apenas diez votos y el respaldo del 48,5% de los delegados que acudieron al congreso.

La victoria de Joan Ignasi Pla fue notable en las tres capitales de provincia. En Valencia, obtuvo 675 votos (79,2%) frente a los 146 (17,1%) de Ciscar. En Alicante logró 536 votos (86,1%) frente a 55 (26,2%), y en Castellón, 153 militantes (72,9%) dieron su apoyo al secretario general y 55 (26,2%) al ex consejero de Educación.

Pla compareció cuando el escrutinio ya estaba prácticamente cerrado y, tras agradecer a la militancia su comportamiento, fue directo al grano: 'Hoy le hemos dado al PP y a Zaplana una lección importante. Es posible debatir y poner en común las ideas, lo que puede ser un punto de partida para que la ciudadanía recobre la confianza en la política'. 'La división [interna] ha pasado a la historia y ahora [el PP] tendrá que buscar otras excusas', sentenció.

El flamante candidato socialista a la presidencia de la Generalitat agradeció 'también elcomportamiento de Ciscar, porque ha intentado explicar su proyecto'.

Ciprià Ciscar, compareció ante los medios antes de que concluyera el escrutinio, para manifestar que había felicitado a Pla, por teléfono. Luego esperaría para darle la mano personalmente antes de retirarse. Ciscar manifestó que desea que la victoria de Pla 'se convierta en el de los socialistas en las próximas elecciones autonómicas'. 'El socialismo valenciano', afirmó, 'ha demostrado su fuerza'.

El ex secretario de Organización del PSOE reconoció tener 'sentimientos enfrentados', pero aseguró estar 'muy tranquilo'. Ciscar no quiso hablar sobre su futuro político para no quitar protagonismo a Pla.

Una campaña intensa

Los resultados de ayer ponen fin a una intensa campaña en la que tanto Joan Ignasi Pla como Ciprià Ciscar han utilizado todos su recursos para lograr la nominación de candidato a la presidencia de la Generalitat en los comicios de 2003.

Joan Ignasi Pla concibió la campaña con dos objetivos claramente definidos, lograr reforzar su liderazgo orgánico apelando a la necesidad de estabilidad y aprovechar el interés informativo de las primarias para proyectar socialmente su imagen y mejorar su grado de conocimiento público. Ciprià Ciscar, sin embargo, volcó sus esfuerzos en el interior del partido en un intento de ampliar sus limitadas zonas de influencia -en la comarca de L'Horta Sud y en contadas agrupaciones de las provincias de Castellón y Alicante, como las de Vinarós, Orihuela o La Vall d'Uixó - y en recuperar la deteriorada imagen social que dejó en la Comunidad Valenciana su paso por la secretaría de Organización del PSOE.

Esta era la primera ocasión en la que Ciprià Ciscar medía sus propias fuerzas, sin personas interpuestas, en el seno del PSPV. Y también la primera vez en más de una década que el ex secretario de Organización del PSOE acometía un reto político sin contar con la cobertura del aparato del partido. Durante su campaña electoral, Ciscar utilizó dos argumentos: su honradez y la necesidad de que los militantes votasen en conciencia haciendo caso omiso de las presiones de los líderes locales y comarcales.

Frente a esta campaña, en la que Ciscar intentó buscar el cuerpo a cuerpo con el secretario general del PSPV; Joan Ignasi Pla ha contado con todo el apoyo -casi unánime- del entramado orgánico e institucional del partido. Así, Pla obtuvo en su candidatura el apoyo de, la práctica totalidad de los alcaldes y de un nutrido grupo de dirigentes comarcales. Un situación que le permitió visualizar formalmente, su condición de favorito respecto a Ciprià Ciscar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de abril de 2002