El hombre que degolló a su esposa sufre paranoia, según los psiquiatras

José Antonio Paños Sánchez, el bombero municipal acusado de matar por celos a su esposa asestándole ocho puñaladas y seccionándole el cuello en septiembre de 2000, padece un trastorno paranoide de la personalidad, según los psiquiatras que declararon ayer en el juicio, que se sigue en la Audiencia Provincial. 'Se sentía despreciado y humillado e hizo su justicia', afirmó uno de los tres psiquiatras que comparecieron en la tercera jornada del juicio, cuyo veredicto será dictado por un jurado popular.

Dos de los expertos coincidieron en señalar que sería aconsejable que José Antonio Paños fuera internado en un centro psiquiátrico y no en una cárcel, mientras que el tercero manifestó que debe ser internado en una institución cerrada 'civil o penitenciaria'. Preguntado sobre si es posible que el acusado simule, otro de los psiquiatras manifestó que 'se puede fingir un síntoma pero no una enfermedad como la paranoia'.

Según el relato de la fiscal, quien reclama diez años de prisión para el bombero e internamiento psiquiátrico durante otros diez, los hechos, constitutivos a su juicio de un delito de asesinato con la atenuante de arrepentimiento, ocurrieron sobre las ocho de la tarde del 27 de septiembre de 2000. El acusado se encontraba con su esposa, Eva B., de 38 años, en su domicilio madrileño de la calle de Juglares. José Antonio llevó a su hija a casa de una vecina y tras ello se dirigió a la cocina, donde cogió dos cuchillos, fue al dormitorio y allí asestó a Eva ocho puñaladas, dos de las cuales le afectaron al pulmón y otra le seccionó el cuello. 'Acabó con la vida de su esposa, llamó al 091 y esperó la llegada de la policía', concluye la fiscal.

Por su parte, una psicóloga testificó que José Antonio tiene una personalidad patológica, celopatía y 'a las percepciones reales les da un significado anormal'. El acusado reconoció los hechos en la primera jornada del juicio, el pasado martes, y alegó que su esposa lo provocó para que la agrediera, que le maltrataba psicológicamente desde hacía dos meses y que le era infiel.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS