Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Altadis proyecta convertir la fábrica de tabacos de Málaga en un complejo residencial y de ocio

La urbanización ocuparía 55.000 metros cuadrados y contaría con dos torres de 20 pisos

La fábrica de tabacos de Málaga cerrará definitivamente sus puertas el 31 de diciembre de este año. Pero la compañía Altadis ya tiene planes para los terrenos, 55.000 metros cuadrados junto al nuevo paseo marítimo de poniente: recalificarlos y convertir la tabacalera en un complejo urbanístico con centro comercial, viviendas, oficinas y hotel. El proyecto, que requeriría una inversión de unos 93 millones de euros, prevé la construcción de dos torres gemelas de 20 plantas, una para hotel y otra de viviendas, que quedarían en primera línea de playa.

Las dos torres se ubicarían en cada uno de los extremos de la fachada de la parcela de Tabacalera que da al paseo marítimo y cerrarían una gran plaza en la que se mantendrían las tres naves fabriles, porque están protegidas, pero reconvertidas en oficinas y tiendas.

El proyecto, denominado Centro Integrado Ágora, fue redactado en marzo de 2001 y ya ha sido entregado a la Gerencia Municipal de Urbanismo para que lo estudie y se pronuncie. Su viabilidad requiere que el Ayuntamiento recalifique el suelo, que lógicamente está catalogado de industrial, y que modifique también el límite de alturas tolerado en la zona. Hasta ahora, el planteamiento del Consistorio siempre había sido dar a este valioso lugar uso de equipamiento público. En su día fue una de las alternativas barajadas para la ubicación del Museo de Bellas Artes, ya descartado, o de la Biblioteca Provincial, e incluso ha llegado a existir un proyecto para convertirlo en sede del Ayuntamiento.

Además de las dos torres gemelas, Altadis contempla otras dos nuevas construcciones, sendos edificios de viviendas de seis plantas dispuestos de forma longitudinal tras las torres, en las fachadas de las calles Pacífico y Carlos Rein. En total, el proyecto contempla una edificación total de 80.093 metros cuadrados, 23.000 más de lo que ocupan las construcciones actuales, y además pondrá en uso otros 37.210 metros cuadrados bajo rasante.

Altadis, que reconoce en la memoria del proyecto que se trata de unos terrenos únicos por su extensión y su privilegiada situación junto al mar y en pleno casco urbano, entiende que la transformación de la fábrica de tabacos en el complejo Ágora permitirá la integración de los barrios del interior con la línea de costa y servirá como 'elemento recualificador de la zona mediante la ubicación de usos activos, lucrativos y positivos para la ciudad, llenos de vida'. La tabaquera no oculta que busca soluciones 'económicamente viables para la propiedad', pero insiste en que el proyecto 'contribuirá a la mejora de la ciudad'.

El proyecto prevé el mantenimiento de la gran verja de la puerta principal de acceso al complejo fabril, pero que quedaría abierta al público para entrar en la plaza principal, y la construcción de un pasaje público.

La fábrica de tabacos cuenta con tres edificios que están catalogados y protegidos en el Plan General de Ordenación Urbana de Málaga, por lo que no puede modificarse su estructura. De estilo arquitectónico regionalista sevillano, fueron construidos en 1920 y están organizados en torno a unos jardines centrales, disposición que se mantendría conformando esa gran plaza pública. Los dos mayores son gemelos, con tres pisos y unos 15.00 metros cuadrados cada uno, alineados en los dos laterales de los jardines. El tercero, de 1.300 metros cuadrados, frente a la verja, cierra la plaza al mar. Altadis pretende convertirlos en centro comercial, con un supermercado de 2.500 metros cuadrados y otros establecimientos; y oficinas cualificadas y dotadas de servicios de alta tecnología. El proyecto prevé también conservar los dos pequeños edificios ubicados a cada lado de la verja de entrada que no están protegidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de abril de 2002