Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Enrique: "Fue uno de los partidos en que más he sufrido"

Los jugadores del Barça coincidieron con el técnico al admitir el sufrimiento durante todo el partido. Luis Enrique, autor de dos goles, señaló que para él fue "uno de los partidos en los que más he sufrido". El asturiano ironizó sobre el abandono del presidente Joan Gaspart del palco tras el tercer gol de Saviola: "No me extraña que el presidente no haya aguantado".

Para Pujol fue el partido "más tenso de toda la temporada". Saviola, por su parte, comentó: "Se ganó con el corazón. Pusimos más de lo que había que poner". El delantero argentino indicó que su gol -el que dio la clasificación al Barça- fue uno de los goles más importantes que ha marcado en su carrera futbolística. "Nos dio la llave para estar en semifinales", explicó.

Xavi también describió el sufrimiento de la afición "Entiendo el sufrimiento del público porque se pasa peor fuera que dentro del campo". El centrocampista Xavi -autor de la asistencia que dio el tercer gol al Barça- definió a Saviola, su compañero de habitación, como "una rata en el área".

Kluivert, en el banquillo

Otra cosa es la suerte que corra en semifinales este equipo que se permite el lujo de dejar en el banquillo a Kluivert, el jugador más fijo del equipo, para recurrir a él en el minuto 47. Rexach cada vez hace cosas más raras. En Atenas ordenó a Coco seguir por todo el campo a Liberopoulus y ayer volvió sacar otra sorpresa de la chistera. Charly optó, en una decisión política, por prescindir de Kluivert, que hasta ahora lo había jugado todo: de 49 partidos sólo faltó en 3 y por sanción (ante el Celta, Osasuna, y el sábado en Bilbao). Curiosamente, fueron ésos los únicos tres partidos en que Rivaldo, Overmars y Saviola coincidieron como titulares. Kluivert dijo en Atenas que se había sentido muy solo en el área y cuestionó la táctica defensiva del entrenador. Pero, quizá no fue eso lo que más pesó. Charly no quiso alinear a los cuatro delanteros y tenía que quitar a uno. No podía prescindir de Rivaldo (no está en forma, pero es en quien más cree); ni de Overmars (él es quien deshace los líos del tridente), ni de Saviola, que venía de golear en Bilbao.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de abril de 2002