Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desailly culpa de la grave crisis del Milan al clan holandés

"La crisis se inició con Davids, Reiziger, Kluivert y Bogarde". Quien así habla es el futbolista francés Marcel Desailly, autor del libro Capitaine, editado por Stock, en colaboración con Philippe Broussard, periodista de Le Monde.

Según el extracto publicado ayer por La Gazzetta dello Sport, Desailly sitúa en el centro del problema el papel de los cuatro holandeses: Davids, ahora en la Juventus; Reiziger y Kluivert, en el Barcelona, y Bogarde, ex azulgrana ahora en el Chelsea.

"¿Kluivert? Un atacante muy potente, pero con mucho carácter", cuenta Desailly. "Davids, un centrocampista apodado Pitbull, pero que no destaca por su sentido de la comunicación... En cuanto a Reiziger y Bogarde, creo que fueron contratados sólo para satisfacer a los amigos. Resultado: los cuatro forman un clan y no entraron nunca en el molde milanés. El comportamiento que tuvieron, sobre todo por su cierto desprecio hacia el personal de Millanello y los tifosi, molestó desde el principio a los senadores".

"Estos cuatro holandeses [Davids y Reiziger fueron fichados en 1996 y Kluivert y Bogarde en 1997] nunca entraron en la filosofía del Milan", prosigue; "no intentaron integrarse; se comportaron como nuevos ricos, orgullosos de haber conseguido dinero y fama. El club se equivocó fichando a tantos extranjeros que le han alejado de sus raíces. Además, sólo hicieron falta dos o tres entrenamientos para entender que Reiziger no tenía calidad técnica ni nivel para jugar en la Primera División".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002