Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:EUROLIGA | BALONCESTO

El Tau paga la resaca de la Copa

El CSKA es un equipo atípico, difícil de agarrar, que sorprendió al Tau con el pie cambiado. El cuadro vitoriano entró en el partido entumecido después del atracón de la Copa del Rey. Dusko Ivanovic confirmó su teoría de que el equipo de Tikhonenko 'es el que mejor contraataca de Europa'. Realmente, fue un ciclón en Vitoria. Logró que cada error del Tau se tradujera en una canasta rápida rusa, a lo que se añadía la inmensa calidad individual de Turkcan, el mejor jugador de la Euroliga, y el croata Giricek.

El Tau quería ganar el partido, pero, pese a que su entrenador sigue sosteniendo que el cansancio no existe, sus músculos no le seguían y su mente no estaba ágil, iba por detrás la jugada. El Baskonia nunca pudo con el ritmo frenético del CSKA. Ivanovic lo vio desde el mismo principio y pronto usó tácticas a las que no recurre hasta última hora, como la pareja Bennett-Corchiani. Pero ni con ellos juntos pudo parar el tren ruso, que se instaló en los diez puntos de ventaja (14-24) y jugó al gato y el ratón. A ratos parecía que el Tau cogía resuello (50-56), otras no (50-61), otras sí (64-67), otras no.

TAU CERÁMICA 73| CSKA MOSCÚ 87

Tau: Corchiani (5), Sconochini (6), Nocioni (2), Tomasevic (12), Oberto (5); Foirest (13), Bennett (14) y Scola (16). CSKA: Mc Cants (16), Pachoutine (7), Giricek (25), Turkcan (13), Wolkowysky (11); Domani (15), Petrenko y Fetisov. Eliminados Scola y Mc Cants (m. 40) 8.200 espectadores en el Buesa Arena.

Ya se había acostumbrado tanto a las remontadas que parecía imposible que el Baskonia pudiera perder. Pero al final se rindió ante el CSKA, con tanta calidad que merece entrar en la lista de aspirantes a la final a cuatro. El Tau, que de haber ganado ayer tenía un pie y medio en Bolonia, debe volver a empezar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002