Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Nuevas historias para cambiar el mundo

Siete profesores de Almería revisan con los alumnos el rol femenino en los cuentos populares

Una princesa escucha una canción. En esta canción se promete que la chica que encuentre a un príncipe, que está dormido porque la luna lo hechizó, se casará con la joven que esté presente cuando él despierte. La princesa, después de oír la canción, decide buscar al príncipe y no para hasta encontrarlo y casarse con él. La trama de esta historia que lleva por título El bello durmiente, adaptada por Antonio Rodríguez Almodóvar en su colección Cuentos de la media lunita, representa el botón de muestra con el que los alumnos de cuatro colegios y dos institutos de Almería han trabajado en los últimos meses sus clases de lenguaje.

La idea de investigar en el campo de la literatura en todas sus raíces y extensiones nació de siete profesores que integran el grupo de trabajo Lee.con que, junto a sus alumnos, presentan ahora el resultado de este año: Las mujeres: protagonistas de cuentos.

Una guía didáctica que resume la labor de los chavales y los procesos empleados y una exposición del mismo nombre instalada en la biblioteca Francisco Villaespesa suponen los frutos tangibles de la experiencia. De los intangibles se encarga cada chaval a la hora de hablar de su experiencia personal . 'Lo divertido de estos cuentos es que la mujer es la protagonista y no el hombre. Ellas son más valientes y atrevidas. Yo se los he contado a mi abuela y le gustan mucho', explicaba Laura, de 10 años y alumna de quinto curso de Primaria. Sus compañeras del colegio Diez de Abril de La Mojonera, Ana y Loreto, asentían con la cabeza. 'Son las mujeres las que salvan a los príncipes. Antes, los príncipes salvaban a las princesas y en estos cuentos no ocurre eso. Estamos hartas de lo mismo y nos gusta que haya algo diferente', apuntaban las alumnas.

El grupo Lee.con reconoce sin dobleces que su acercamiento a la tradición ha ido con mirada crítica. 'Hemos querido abordar aquellos cuentos españoles que nos muestren una imagen de la mujer que no es la más tradicional en los cuentos, esos valores que intentamos transmitir a los niños y niñas en la escuela para que consigan en un futuro un mundo donde todas las personas tengan los mismos derechos y deberes', argumentan los profesores.

Los docentes se muestran convencidos de que los cuentos tradicionales también muestran ese tipo de mujer, si bien el papel predominante del hombre en nuestra sociedad 'ha silenciado y en muchos casos tergiversado los cuentos cuyas protagonistas eran heroínas o mujeres valerosas y decididas'.

El proceso de investigación realizado con cuentos de Calleja, Fernán Caballero, José María Guelbenzu ha permitido a los alumnos relacionar el rol de los personajes femeninos en los cuentos con la vida real y reconocer los cambios y transformaciones sociales producidos con el paso del tiempo. De este modo, valores como la decisión, la curiosidad, la inteligencia, la astucia y el arrojo se plasman en historias como la de El cuarto prohibido, en la que una niña de nombre Mariquilla descubre en una casa de un gigante que éste había matado a muchas personas, entre ellas sus dos hermanas. La muchacha, lejos de acobardarse, piensa en cómo salvar a todo el pueblo de semejante lacra.

El grupo Lee.con hace suyas la tesi de Alison Lurie que demuestra que en los cuentos folclóricos originales se encuentra todo lo que los editores victorianos censuraron: sexo, muerte... y, especialmente, iniciativa femenina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002