Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

El Régimen

Hace unos días, aparecía un artículo de opinión en este periódico en el que se nos explicaba porqué el Gobierno actual es cada vez más el Régimen. En efecto, aspira a penetrar todos los aspectos de la sociedad: medios de comunicación afines o comprados por medio de adictos, empresas privatizadas limpiamente pero después de haber colocado a adeptos al timón, etc. Creo que se les escapó un detalle: la censura. Suena fuerte, pero es la triste realidad.

Aparte de ver cómo nuestros medios públicos, los de todos, se convierten en los del régimen y sus profesionales se ven afectados, se coarta la posibilidad de expresión de los ciudadanos. Sigo desde hace lustros Radio Nacional porque nunca se sabe muy bien qué mano negra está detrás de las privadas y porque detesto la publicidad que trufa sus noticiarios y programas. Y también por sus programas excelentes, con grandes profesionales e interesantes invitados. Pero nunca en mis largos años como oyente he visto tanta manipulación en información y opinión, y va a más. Desde los nuevos directores de los noticiarios matutinos de Radio 1 a la tertulia de los laborables, en las que se coloca a los defensores de la causa. Prácticamente todos los tertulianos están en plantilla de Abc o de El Mundo, como si no hubiera más diarios. Que vociferen es casi lo de menos; que vapuleen al líder de la oposición es lo habitual (otros son, simplemente, despreciados); que abrumen las llamadas a ministros o asimilables es hasta esperable; que cuando llamen a otros el tono de la entrevista cambie es descarado; que nos impongan su pensamiento único es terrible; que generalicen y crispen contra los inmigrantes, los estudiantes o simplemente los diferentes y acallen las voces discrepantes o diversas es inadmisible. Y los pocos oyentes disconformes que logran salir a antena tienen suerte si no les ponen de vuelta y media o les pisan la voz.

Como contribuyente, pero sobre todo como ciudadano, estoy más que harto. En un medio privado lo veo mal; en uno público es catastrófico. Lo dicho, el régimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 2002