Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fulminante destitución del director de Catalunya Ràdio

Miquel Puig, director general de la Corporación Catalana de Radio y Televisión (CCRTV), destituyó ayer de forma fulminante al director de Catalunya Ràdio, Joan Maria Clavaguera, que ocupaba el cargo desde julio de 1995. Según un comunicado difundido anoche por la dirección general de la CCRTV, las razones del despido están motivadas por 'el desacuerdo en el modelo de gestión' del organismo que administra los medios audiovisuales de la Generalitat. De manera transitoria, hasta que se cubra el cargo vacante, Miquel Puig ha situado al frente de la emisora institucional a Carme Ponte, directora económico-financiera de la CCRTV. Poco después de hacerse pública la destitución, fuentes de Presidencia de la Generalitat expresaron su sorpresa y admitieron desconocer de antemano las intenciones de Puig a este respecto.

Fuentes de la CCRTV explicaron, por su parte, que el enfrentamiento entre Puig y Clavaguera se ha producido a raíz de que el director general comunicara al director de Catalunya Ràdio su intención de que en el futuro sea la propia corporación, y no la dirección de la emisora, la encargada del control de la gestión económica y la administración de ésta. De este modo, a la dirección le quedarían exclusivamente atribuciones relativas a los contenidos, es decir, a la programación y la producción radiofónica, algo a lo que Clavaguera se ha opuesto de forma tajante. La negativa del hasta ayer director de Catalunya Ràdio a aceptar los cambios en la gestión de la CCRTV previstos por Puig -que el director general realizó en TV-3 antes de nombrar director a Joan Oliver- ha motivado su destitución.

Profunda discrepancia

El director general de la CCRTV remitió ayer mismo a todos los profesionales del organismo una carta en la que informa de su decisión. En ella, tras reconocer la gestión de Clavaguera al frente del grupo de emisoras de la Generalitat, Puig escribe: 'Joan Maria Clavaguera discrepa profundamente del modelo de gestión que creo que hace falta implantar en la corporación para explotar las posibilidades que nos presenta el hecho de que Catalunya Ràdio forme parte de un conjunto de medios de comunicación más amplio. Esta discrepancia es legítima, pero ha hecho imposible su continuidad en el cargo'.

Clavaguera, cuyo nombre sonó hace sólo unas semanas como director de TV-3, era el único alto cargo de la CCRTV al que Puig no había relevado desde su llegada a la dirección general, hace dos años. La sustitución de Clavaguera ha sido persistentemente demandada por la izquierda parlamentaria, particularmente por el PSC-CpC, que considera la emisora excesivamente dependiente informativamente del Gobierno catalán y de CiU. Puig tendrá oportunidad de explicar este viernes a los diputados los motivos de su determinación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 2002