Reportaje:

Jerez 2002, al galope

Antonio Ortiz, director del Comité Organizador de los Juegos Ecuestres: 'Vamos a dar la talla'

El tiempo es un jinete que cabalga sin pausa, y la organización de los Juegos Ecuestres Mundiales de Jerez hace ya meses que se adentró en su particular cuenta atrás. Antonio Ortiz Rufino (Sevilla, 1959) es el director del Comité Organizador de Jerez 2002, el máximo responsable -después del presidente Pedro Pacheco- de que este gran circo esté en perfecto estado de revista el 10 de septiembre, fecha en la que arrancará el mayor evento que haya acogido nunca esta ciudad andaluza. A siete meses vista del acontecimiento, la primera preocupación de Ortiz y su equipo, formado por 35 personas, es 'la obligación de dar la talla organizativamente' porque, según asegura, 'los recintos van a estar y van a ser de primer orden'. El cuartel general de los juegos se encuentra en el corazón de lo que será el epicentro del mundial, el área de Chapín, en cuyo perímetro se ubican tres de las instalaciones dispuestas para la competición: el estadio municipal, el palacio de deportes y el picadero cubierto. A pesar de ello, Ortiz y sus colaboradores han logrado abstraerse del paisaje de excavadoras, grúas, operarios y cemento que les rodea, conscientes de que los trabajos marchan conforme a los plazos. 'Todo estará terminado en junio', señala Ortiz, 'menos el estadio, que estará concluido un mes después, con idea de que tengamos tiempo suficiente para que adaptemos las instalaciones al añadido efímero del evento'. Antes de agosto, por tanto, estará levantado un gran decorado con cuatro escenarios para la competición en los que se habrán invertido 60 millones de euros.

Mientras pasea por el interior de un estadio Chapín desnudo de asientos y vestido de andamios, el director de Jerez 2002 asegura que ya se ha acostumbrado a verlo así. 'Será impresionante cuando se termine. Estoy deseando que llegue el momento', añade. Los trabajos de remodelación del estadio municipal de Chapín dotarán al edificio de una cubierta de graderío completa, ampliarán el aforo (de 17.000 a 20.500 espectadores) y mejorarán su imagen exterior y los diferentes servicios de los que dispone. La joya de la corona de Jerez 2002 será el escenario de las ceremonias de inauguración y clausura y albergará las pruebas de doma clásica y saltos, dos de las disciplinas más atractivas.

El Palacio de Deportes, situado a sólo unos metros del estadio, estará terminado en abril y contará con un aforo de 5.900 personas gracias a un sistema de gradas retráctiles que permitirá ganar espacio a la pista cuando sea necesario. Una segunda pista de calentamiento y entrenamiento irá anexa al palacio, donde se disputarán algunas pruebas de enganches y del concurso completo de equitación. El impresionante complejo de Chapín se cierra con un picadero cubierto, ya finalizado, con un rectángulo de 1.600 metros cuadrados y 550 asientos. A las afueras de Jerez nos encontramos con Garrapilos, el cuarto y último de los escenarios.

Ortiz respira tranquilo cuando dice que la financiación está 'comprometida y asegurada', pero no ha sido fácil conseguir la velocidad de crucero en todas las infraestructuras de las que depende el éxito de los Juegos Ecuestres Mundiales. Los retrasos en las subvenciones provocaron más de un enfrentamiento el año pasado entre el Ayuntamiento local y los gobiernos autonómico y central. Finalmente, todas las administraciones han participado en la financiación del acontecimiento.

Con el paisaje ya esbozado y tiempo suficiente para rematarlo, el director de Jerez 2002 está inmerso ahora en la compleja tarea de tener a punto los proyectos logísticos y deportivos. 'Son siete disciplinas, siete campeonatos del mundo, y no es fácil la organización de la competición', confiesa.

Las cifras del evento

Los Juegos Ecuestres de Jerez serán un acontecimiento deportivo y turístico casi a partes iguales. Se calcula que durante los 12 días de competición, del 10 al 22 de septiembre, pasarán por la ciudad y su entorno alrededor de 300.000 personas. El número de periodistas acreditados estará por encima de los 1.000, cifra que garantiza la cobertura informativa. La venta de entradas es otro termómetro que habla por sí solo: ya han entrado en taquilla más de 360.000 euros. Hasta el momento, el 99% de los compradores son extranjeros, una cuestión que no parece preocupar en demasía a los organizadores, que confían en que el público nacional responda cuando se acerque más la fecha. El alojamiento de los visitantes tampoco quita el sueño en una ciudad que asiste estos días a la construcción de seis nuevos establecimientos hoteleros con los que completar una oferta de casi 10.000 plazas de todas las categorías en un radio de 25 kilómetros, y otras 50.000 en localidades situadas a menos de una hora de la sede. Los juegos también tienen su mascota. Fino, un caballo alado diseñado por Antonio Esquivias, ha estado presente en todos los acontecimientos de relevancia relacionados con el caballo que se han celebrado en los últimos meses. Campañas publicitarias y una importante presencia en publicaciones especializadas han movido el nombre de Jerez 2002 en el exterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de marzo de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50