Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación admite la dificultad de reconvertir Lemoiz

Plantea crear un parque temático, pero asume que puede ser inviable 'aunque haya financiación'

La destartalada central nuclear de Lemoiz, paralizada desde 1981, cuenta ya con un proyecto para su aprovechamiento, aunque sus impulsores reconocen que es 'muy complejo, difícil y costoso'. El diputado vizcaíno de Empleo y Promoción, Sabin Arana (EA), presentó ayer a las Juntas Generales un plan para convertirla en un parque temático dedicado a la energía, la ciencia, la tecnología y el medio ambiente que quisiera atraer a 500.000 visitantes anuales. La inversión prevista en una primera fase, con el fin de que estuviera en funcionamiento en 2006, asciende a 72 millones de euros.

Este anteproyecto, que ha costado ya 120.000 euros, choca con las restricciones urbanísticas de la zona, ahora de generación eléctrica, y la competencia de los gobiernos vasco y central y la Diputación en el asunto. 'Por eso, aunque haya financiación igual no se puede hacer', admitió Arana. El diputado reconoció que el presupuesto no incluye la compra de los terrenos, propiedad de Iberdrola, ni los accesos a una zona distante 40 minutos en coche desde Bilbao.

Arana reveló que su intención es abrir el debate para aprovechar la central. Los grupos junteros coincidieron en la necesidad de concretar más el proyecto antes de anunciar su postura. El plan, denominado Ciudad de la Atlántida, se basa en recubrir las instalaciones con un edificio obra del escultor Néstor Basterretxea. 'Sería la única central nuclear visitable en el mundo', señaló Arana.

El parque dispondría de demostraciones de todos los sistemas de generación de energía, un museo de la ciencia y la tecnología, con un planetario en uno de los reactores, oferta de ocio y deportes y simuladores. Además se prevé un parque científico promovido por la UPV y un vivero de empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de marzo de 2002