Necrológica:NECROLÓGICASPerfil
i

Antonio Begíjar, 'el pintor de los gitanos'

Cuando apenas tenía 15 años, Antonio Begíjar cautivó con su pintura a la cantaora Carmen Amaya mientras ésta actuaba en el teatro Campoamor, de Oviedo. Al día siguiente, en el periódico asturiano La Nueva España, Begíjar salió bautizado como el 'pintor de los gitanos' por expreso deseo de Amaya. Antonio Begíjar (Begíjar, Jaén, 1938) falleció el pasado sábado en Nador (Marruecos), a donde había desplazado su residencia el año pasado desde su entrañable estudio madrileño de la calle Leganitos, lugar de inspiración de toda su trayectoria artística.

Begíjar, considerado uno de los mejores retratistas del pasado siglo, llegó a pintar a gitanos famosos como Lola Flores o la familia Habichuela, pero también a otras artistas con rasgos hispanos muy definidos como Nati Mistral, Estrellita Castro o la cineasta Ana Mariscal. Sin embargo, su principal musa fue durante muchos años la linarense Natalia Castro, el rostro que aparecía en los antiguos billetes de 100 pesetas.

'Era un pintor muy selectivo y sólo pintaba a las folclóricas con un arte profundo', recordaba ayer su paisano Pedro Molina, profesor de Historia del Arte en un instituto malagueño. De hecho, Begíjar se negó a retratar a Marujita Díaz.

En los últimos años, Begíjar, autor también de varias esculturas y del cuadro La muerte de Franco, que causó polémica en los sectores más conservadores, se había inclinado por los personajes anónimos y cuando le sorprendió la muerte preparaba en Marruecos una exposición de temas étnicos.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 04 de marzo de 2002.

Se adhiere a los criterios de