Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de lluvias convierte a 2002 en el año más seco desde 1990

La ausencia de precipitaciones en la Comunidad Valenciana durante los primeros 55 días de 2002 han convertido el comienzo del año en el más seco desde 1990, cuando comenzó un periodo plurianual de agudas sequías en el sureste español. El responsable del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante (UA), Jorge Olcina, consideró que, 'salvo pocas gotas en la zona interior', el registro de cero litros por metro cuadrado en dos meses que tradicionalmente sirven de aprovisionamiento suponen una situación de 'prealerta'.

La presencia de un anticiclón 'de bloqueo' durante los dos últimos meses ha impedido la llegada de borrascas al sureste de la península lo que puede desembocar en problemas en el abastecimiento de agua a partir del próximo verano. A esta alarmante situación se añade, según Olcina, que tampoco ha llovido en la cabecera del río Tajo, por lo que escasa cantidad de agua acumulada en los embalses de Entrepeñas y Buendía previsiblemente provocará que se reduzca el envío de agua a través del trasvase a la cuenca del Segura. Los embalses de la Comunidad Valenciana acumulaban ayer 770,50 hectómetros cúbicos, el 23,19% de su capacidad, según datos de la Confederación Hidrográfica del Júcar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de febrero de 2002