Crónica:La jornada de Liga | FÚTBOLCrónica
i

Clemente se estrena con triunfo

El Tenerife logra una victoria vital en el debut de su técnico

Mucho tiempo llevaba la afición del Tenerife sin ver ganar a su equipo. Después de semanas y semanas de angustia, y con los blanquiazules como colistas de la Primera División, la isla necesitaba nuevos alicientes. Y en eso llegó Javier Clemente, un hombre polémico pero que representa ese acicate que necesitan los deshauciados para tratar de sobrevivir. Ayer sólo se ganó un partido. Quedan once choques y mucho sufrimiento para buscar la salvación, pero no cabe duda de que la presencia del técnico vasco ha devuelto cierta dosis de optimismo y ha provocado un impacto mediático en la isla.

El partido de ayer no fue muy distinto a los que disputó el Tenerife hasta ahora, pero la intensidad que marcó Clemente en los entrenamientos se tradujo en una actitud meritoria de los futbolistas. Quizás la diferencia más palpable fue la efectividad de cara al gol. El Tenerife sólo había marcado tres goles ante el Rayo en la primera vuelta y ayer volvió a repetir ese guarismo.

TENERIFE 3| OSASUNA 1

Tenerife: J. Iglesias; Manel (Jordi, m. 46), Lussenhoff, Alexis, Basavilbaso; J. Venta, Bino, Jaime, Bassedas (Martí, m. 86); Xisco (I. Ania, m. 74) y Marioni. Osasuna: Unzué; Izquierdo (Palacios, m. 46), Cruchaga, Contreras, Jusué; Yanguas, Puñal, Alfredo, Fernando (Rivero, m. 78); Sabino (Rosado, m. 58) y Aloisi. Goles: 1-0. M. 27. Alexis resuelve un barullo en el área tras un córner. 2-0. M. 61. Jordi lanza desde la derecha un potente disparo que se cuela por la escuadra de la portería de Unzué. 2-1. M. 62. Alexis no se entiende con Julio Iglesias y desvía con la cabeza un balón que entra en su propia portería. 3-1. M. 90. Ivan Ania recoge un balón en el área pequeña y fusila a Unzué. Árbitro: Pino Zamorano. Expulsó a Bino por doble amarilla (m. 90). Amonestó a Bassedas, Sabino y Aloisi. Unos 16.000 espectadores en el Heliodoro Rodríguez López.

Osasuna puso mucha pelea en el centro del campo pero el juego de creación fue muy malo. De hecho, Lotina dijo al término del choque que con esa forma de actuar es imposible ganar a nadie. El Tenerife no buscó los pases largos sino que trató de manejar el balón para, poco a poco, encontrar los huecos en la poblada defensa rival.

El grupo de Clemente se hizo merecedor al primer gol, aunque tras el saque de centro Osasuna a punto estuvo de empatar al enviar un balón al poste. En la reanudación, el Tenerife esperó un poco más a los navarros, que estiraron las líneas en busca del empate, aunque sin disparar con peligro. En una rápida recuperación del balón, Jordi logró un golazo que parecía sentenciar el choque, aunque un minuto después un mal entendimiento defensivo permitió a Osasuna acortar distancias.

Quedaba mucho tiempo y se demostraba una vez más que el Tenerife está condenado al sufrimiento. Los de Lotina intensificaron sus ataques y ahí la afición jugó un papel importante para que a su equipo no le temblara las piernas. Con el corazón en un puño por los balones que volaban sobre el área de Julio Iglesias, fueron pasando los minutos hasta que al final, Iván Ania ratificó el resultado y el Tenerife sumó tres puntos vitales.

Aloisi realiza una entrada peligrosa a Julio Iglesias, portero del Tenerife.
Aloisi realiza una entrada peligrosa a Julio Iglesias, portero del Tenerife.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de febrero de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50