Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
QUÉ PASA EN...

Lleida

Desde lo más alto

Lleida se extiende alrededor de la Seu Vella (catedral vieja), erigida en lo alto del único turó (colina) de la zona. Se puede acceder a pie o bien tomar el ascensor de la plaza de Sant Joan, en plena calle Mayor. La construcción de la Seu comenzó en el siglo XIII, pero no fue culminada hasta el XV con el curioso campanario octogonal. Hay que tener en cuenta que buena parte de la decoración escultórica de la fachada está en el museo The Cloisters de Nueva York. Aun así, la visita merece la pena no sólo por su interés artístico, sino también por las vistas de la ciudad y su comarca.

De farra

Después de la escalada a la Seu apetece un café reponedor. En sendos extremos de la plaza de Ricard Viñes, dos establecimientos, Tugues y El Cisne, ofrecen delicados pasteles y canapés. Para cenar, la apuesta más segura es La Dolceta, en el Camí de Montcada, un restaurante de comida catalana a la brasa. Llegada la medianoche, la mejor marcha se congrega en los bares de la calle de Sant Martí, hasta las tres o las cuatro de la madrugada. Si se desea continuar con la diversión, la veterana discoteca Wonder (nacional II, kilómetro 458) está conociendo una renovada popularidad.

Llega el AVE

Este año en Lleida sólo hay un tema de conversación: la llegada del AVE. Antes de que termine 2002 podrá realizarse el viaje a Madrid en una hora y media, frente a las cuatro y media que se tarda actualmente. Para desplazarse a Barcelona en menos de una hora habrá que esperar hasta 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de febrero de 2002