Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El informe pericial de Aranzadi denuncia 'un expolio' arqueológico en la Plaza del Castillo

Critica la destrucción de un 25% de los restos hallados y un uso abusivo de maquinaria pesada

La Sociedad de Ciencias Aranzadi ha presentado ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona un demoledor informe sobre las excavaciones arqueológicas de la Plaza del Castillo, en el que subraya que se ha perdido 'un 25% del depósito arqueológico inicial de gran valor' y denuncia la 'utilización abusiva de procedimientos mecánicos' con una metodología que define como 'expolio' del patrimonio arqueológico. Tras conocer el avance de la prueba pericial encargada por el juez que tramita el procedimiento judicial, el PSN pedirá en el Parlamento foral la paralización de las obras.

Las conclusiones del informe de la sociedad Aranzadi son alarmantes. La comisión técnica independiente designada por el juez visitó los restos arqueológicos hallados en la excavación del futuro aparcamiento subterráneo en once ocasiones entre el 29 de noviembre de 2001 y el pasado 8 de febrero. Encabezados por Juan José Aguirre, licenciado en Geografía e Historia, máster en Gestión del Patrimonio por la Universidad del País Vasco, especialista en arqueología histórica y secretario general de Aranzadi, los técnicos de la sociedad denuncian en su informe preliminar remitido al juez el maltrato personal sufrido en las visitas por parte de los encargados de las obras. Y también la ocultación de abundante información (diarios de excavación, fotografías, metodología usada) obtenida por el gabinete arqueológico Trama, encargado de supervisar un proceso que Aranzadi califica de caótico, irregular y ''no acorde con la metodología arqueológica' más básica.

Aranzadi ha trasladado al juez su criterio de que en la Plaza del Castillo han coexistido actuaciones minuciosas -las relativas a grandes restos constructivos (termas romanas, muralla, necrópolis)- con otras 'más propias de la calificación de expolio del patrimonio arqueológico'.

La sociedad Aranzadi reclama en su informe un replanteamiento total de las estrategias y metodologías de excavación y alerta al juzgado de que, si no hay un control efectivo del proceso, todas las estructuras halladas 'serán eliminadas de acorde con alguno de los procedimientos impropios ya descritos'.

Los técnicos denuncian la 'desaparición' o cubrimiento de lienzos amurallados y calzadas en el área excavada, el paso caótico de maquinaria pesada en toda la zona y el vertido directo, sin control arqueológico, de muchos materiales. Esta crítica se concreta en el hallazgo, en el vertedero de la localidad de Beriáin, durante una inspección realizada el pasado 8 de febrero, de 'abundantes restos arqueológicos, datados entre los siglos I-II de nuestra Era hasta el XVI' procedentes de la Plaza del Castillo; entre ellos fragmentos cerámicos (sigillata hispánica) de época romana, cerámicas con botones y restos humanos que serán dispuestos a disposición del juez tras su análisis en laboratorio.

La interpretación que da Aranzadi al modelo de excavación aplicada es que se ha actuado con negligencia, acuciados 'por los plazos exigidos por la obra civil' y desbordados por la ingente cantidad de sedimento arqueológicamente fértil aflorado. El dictamen cifra en 26.292 metros cúblicos la tierra que debía ser analizada por un equipo humano 'totalmente insuficiente' (30 personas) que desechó el estudio de 'unidades estratigráficas de entidad menor, pero tan importantes como las unidades murales para la realización del registro arqueológico y la interpretación integral del yacimiento'.

Piden una comisión

Los expertos de Aranzadi concluyen pidiendo al juez la creación de una comisión en la que estén presentes 'representantes de centros de investigación del ámbito de la arqueología, cuya independencia y prestigio estén fuera de toda duda'.

La alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, se limitó ayer a negar que hubiera impedimentos a la inspección de Aranzadi y repitió que el Ayuntamiento se limita a cumplir los requisitos impuestos por la institución Príncipe de Viana. El PSN-PSOE presentará el lunes ante la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento navarro una declaración institucional para revocar la resolución 145/2002 de 29 de enero pasado por la que Juan Ramón Corpas, director de Príncipe de Viana, la institución encargada de velar por el patrimonio cultural de Navarra, autorizó el inicio de la obra civil del polémico aparcamiento subterráneo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de febrero de 2002