El Betis cae de forma inocente en la red amarilla

Sequeiros poco pudo hacer en su primer partido como titular. El vendaval de balones largos con el que le tocó lidiar, no tuvo nada que ver con el carácter que imprimió al juego la entrada de Tevenet. Raseó el juego, que es lo que siempre conviene a los de Vázquez. Pero la jugada que pudo decantar el partido surgió tras un saque de puerta que le dejó solo frente a un despavorido Prats. Un momento tan aislado como las ocasiones verdiblancas. Poca excusa para abrir el marcador.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS