_
_
_
_

Los porteros de un bar de copas de Getafe apuñalan a dos jóvenes tras una riña

Uno de los heridos fue perseguido en coche por responsables de seguridad de otros locales

Francisco D. B., de 24 años, y Marcos G. A., de 25, resultaron heridos de gravedad a las 3.15 del domingo después de ser apuñalados en una pelea con varios porteros del bar de copas Silver, de Getafe (Madrid), de donde habían sido expulsados. En la riña participaron 15 jóvenes y siete porteros, algunos de éstos llegados de otros locales. Los heridos fueron trasladados al hospital de Getafe. Marcos G. A recibió seis navajazos y su estado es grave. Por otra parte, Balbino Javier Arroyo, de 23 años, murió a las 2.00 del domingo al ser acuchillado en una discusión en un bar de Madrid.

Más información
Detenidos dos porteros de discoteca en Lanzarote tras la muerte a puñaladas de un marroquí

Según relató ayer un testigo, la reyerta en el bar de Getafe se inició hacia las 3.15 de la madrugada del domingo a las puertas del bar de copas Silver, en la calle de Cubas número 8. Según los vecinos, que se despertaron al oír la trifulca, un grupo de unos 15 jóvenes fue expulsado del local. Los tres porteros del establecimiento y los chavales inciaron entonces una discusión sobre las causas de la expulsión. 'Todos gritaban y pronto comenzaron los empujones', explicaron los testigos.

De reperente, uno de los jóvenes, disconforme con su expulsión, avisó al 091 a través de su teléfono móvil. 'Llamó a la policía y les dijo que les estaban pegando los porteros', detalló un vecino. A continuación, y tras hablar con la Policía Nacional, el joven se quedó en el quicio de la puerta del local y gritó hacia su interior: 'Ahora, cuando venga la policía, les vais a explicar lo de las manos y lo del cuchillo jamonero'. Mientras, su compañeros siguieron forcejeando con los porteros.

Dos vehículos a toda prisa

Pero los responsables de la seguridad del local, ante la superioridad numérica de los jóvenes, reclamaron la ayuda de otros compañeros. En pocos minutos, aparecieron en la calle de Cubas dos vehículos a gran velocidad: un Mazda rojo y un todoterreno Suzuki Samurai. De estos coches descendieron otros cuatro porteros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Los recién llegados y uno de los porteros del pub Silver -dos de ellos volvieron al interior- se enfrentaron a los quince chavales. En la reyerta resultó herido uno de los jóvenes con dos navajazos en la zona lumbar. En ese momento, y ante el grave cariz de la reyerta, los clientes expulsados se dispersaron.

Los porteros se subieron entonces a los dos coches en que habían llegado para seguir a los muchachos que habían huido por las calles próximas. Pero en ese momento, tres vehículos del Cuerpo Nacional de Policía también llegaron a la zona. Consiguieron cerrar el paso al Suzuki Samurai y detener a sus dos ocupantes. Pero los otros dos del Mazda no fueron alcanzadoa a tiempo y continuaron persiguiendo a los jóvenes. Finalmente, hallaron a uno de los muchachos huidos y le asestaron presuntamente seis navajazos en cuello, espalda, tórax y abdomen.

La Policía Nacional trasladó después hasta el hospital a Francisco D. B., con dos puñaladas. Fue dado de alta a última hora de ayer. Marcos G. A., con seis cuchilladas, fue hallado en la calle por un coche particular y también fue llevado al hospital. Fue sometido ayer a una operación quirúrgica y permanecía ingresado anoche con pronóstico reservado.

El Cuerpo Nacional de Policía se ha hecho cargo de las investigaciones y ha interrogado al dueño del local y a tres porteros. Les ha requisado un bate de béisbol y una defensa con estilete incorporado, pero no hay detenidos. El principal sospechoso de asestar las puñaladas huyó, aunque ha sido identificado.

Por otra parte, Balbino Javier Arroyo, de 23 años, murió en la madrugada del domingo tras ser apuñalado durante una discusión en el interior del pub Sherry, en la calle de Navas de Tolosa, 3, de Madrid. El joven recibió una puñalada en el pulmón derecho. La discusión comenzó en la puerta del retrete. El joven y su agresor, quien no ha sido localizado, discutieron sobre quién entraba antes.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_