Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A Altadis le gusta el cigarrillo Reemstma

Su compra duplicaría el tamaño del grupo, cuyo beneficio bruto creció en 2001 en torno al 17%

Las acciones de Altadis se mueven estos días al son cambiante de las noticias sobre su entrada en Reemstma. El grupo hispanofrancés, que cerró 2001 con un incremento de su beneficio bruto en torno al 17%, elude confirmar su opción de compra por la tabaquera alemana, pero reitera su capacidad financiera para afrontar tal operación, que duplicaría su tamaño, y estudia una posible y subsiguiente reestructuración que otorgaría la presidencia única de Altadis al copresidente español Pablo Isla.

La compra de Reemstma duplicaría el tamaño de Altadis y se situaría, con 9.015 millones de euros en ventas, entre las mayores tabaqueras del mundo

Altadis, que nació hace 27 meses de la fusión de Tabacalera y la francesa Seita, está próxima a dar por cerrado su complejo proceso de fusión multinacional y reestructuración industrial y se dispone a afrontar nuevas operaciones de concentración empresarial para colocarse entre los cuatro mayores grupos tabaqueros mundiales.

La adquisición del gigante alemán Reemstma, actualmente en proceso de venta, colmaría este objetivo al duplicar el tamaño de Altadis con la aportación de nuevos mercados en Europa y Asia y situarla, con una facturación bruta anual superior a 9.015 millones de euros, inmediatamente detrás de los tres grandes del sector: Philip Morris, Japan Tobacco Int. y BAT. Hay otras oportunidades de compra a corto plazo, como las italianas ETI, la turca Tekel o la marroquí Moroccan Tob, que van a ser privatizadas en los próximos meses, pero ninguna cuenta con la dimensión y las sinergias para Altadis que reune Reemstma.

La puja por la tabaquera alemana, que cuenta con marcas de prestigio internacional y redes de distribución en Europa y Asia, está abierta, y aunque al tratarse de una venta privada no está sujeta a calendarios, probablemente se conocerá el ganador dentro del primer semestre de este año. Las condiciones de confidencialidad impuestas por Reemstma a los candidatos a su adquisición explican la actitud de los directivos de Altadis, que se niegan incluso a confirmar la presentación de una oferta pese a haber trascendido la lista de aspirantes (Imperial Tobacco, Gallaher, Japan Tobacco y la propia Altadis) en distintos periódicos europeos. Analistas y bancos de inversión se han apresurado a estudiar las consecuencias de esta posible adquisición para Altadis y a modificar sus recomendaciones a los inversores. Sus mayores o menores posibilidades de adjudicación de Reemstma, que varían de un día para otro en función de las filtraciones periodísticas, deprimen o incrementan las cotizaciones del grupo hispanofrancés en las bolsas.

La reseñable fortaleza de Altadis en 2001, año de revisiones generalizadas a la baja de los resultados empresariales por la recesión y los atentados del 11 de septiembre, no disipa las dudas de los analistas sobre la capacidad de Altadis para digerir una operación como la de Reemstma, cuya adquisición puede requerir un desembolso cercano a los 6.000 millones de euros. Algunos, sin embargo, limitan su incidencia negativa al corto plazo, por las incertidumbres que conlleva, pero aseguran que la adquisición del grupo alemán sería buena para Altadis y sus accionistas a medio y largo plazo.

Capacidad de endeudamiento

Fuentes de Altadis aseguran que cuentan con capacidad de endeudamiento suficiente para abordar una operación de este volumen, que siempre podrían recurrir a ampliaciones de capital y que no contemplan en ningun caso venta de participaciones en Logista , Iberia, e incluso Aldeasa u otros activos. 'En cualquier caso', matizan, 'no vamos a embarcarnos en ninguna operación que no genere valor para la accionista', y recuerdan su renuncia reciente a la compra de la tabaquera austriaca.

El diario británico The Observer, no obstante, ha señalado en los últimos días, citando fuentes alemanas, que la cuantía de las ofertas Altadis y Gallaher les habían dejado fuera en la puja por Reemtsma.

Los analistas, al margen de esta hipotética operación, destacan los buenos resultados de Altadis, que está cumpliendo, en un entorno nada propicio, sus objetivos. En 2001 adelantan, aunque los resultados de cierre los hará públicos la compañía el 1 de marzo, Altadis ha registrado un crecimientos de sus beneficios brutos de entre el 15% y el 17%, fruto del buen desarrollo de sus planes de reestructuración y de la positiva aportación de todas sus divisiones (cigarrillos, cigarros y logística) gracias, sobre todo, a la buena marcha de las líneas de negocio, a la obtención de sinergias, al reforzamiento del control de costes y a los avances de su plan industrial en España.

Los expertos esperan también mejoras sustanciales tanto del benefio neto como del beneficio por acción en 2001, auspiciadas adicionalmente por las fuertes provisiones (316 millones de euros) contabilizadas en el cuarto trimestre de 2000 para el proceso de reestructuración. Urquijo Bolsa, por ejemplo, opina en un reciente informe que 'el crecimiento por acción de Altadis en los próximos años será de dos dígitos, algo que pocas compañías pueden decir a día de hoy'. Y Safei, titula un informe del 21 de enero sobre Altadis: 'los resultados de 2001 confirman nuestra confianza en el valor'.

El grupo hispanofrancés, además, ha continuado cumpliendo a buen ritmo su plan insdustrial, que estará completado a finales del presente ejercicio. La reestructuración en 2001, con cierre de instalaciones y disminución de unos mil empleados (a través de jubilaciones, ceses voluntarios incentivados y recolocaciones), le ha supuesto un ahorro de costes a la compañía de 20 millones de euros. Los ahorros previstos por estos mismos conceptos en 2002, año en que se van a abrir dos grandes centros de producción en Alicante y Cantabria, ascienden a 50 millones de euros, y a 83 millones de euros en 2003.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de febrero de 2002