Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis nuevas depuradoras mejorarán un 40% la calidad del agua del río Segura

El ministro Matas dice que le desconcierta la postura del PSPV sobre el trasvase Júcar-Vinalopó

El ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, aseguró ayer en Murcia que la calidad del agua del río Segura a su paso por la comarca alicantina de La Vega Baja mejorará alrededor de un 40% tras la puesta en marcha de seis nuevas depuradoras, tres en la región de Murcia y otras tantas al sur de Alicante. No obstante, Matas advirtió de que la solución definitiva a la contaminación del Segura llegará de la mano del Plan Hidrológico Nacional (PHN), cuando el agua llegue al río. Sobre el trazado del trasvase del Ebro, el ministro dijo que 'está muy avanzado'.

Escoltado por los presidentes de Murcia y de la Comunidad Valenciana, Ramón Luis Valcárcel y Eduardo Zaplana, Matas inauguró ayer seis estaciones depuradoras en la cuenca del Segura (Blanca, Archena, Murcia, Albatera-San Isidro, Catral-Dolores, y San Fulgencio-Daya Nueva y Daya Vieja) que afectan directamente a la calidad del agua en el tramo valenciano del río, en la comarca de La Vega Baja. El ministro admitió que el problema de la contaminación del Segura 'no está del todo solucionado'. Ahora falta aportación hídrica al cauce, 'que vendrá del PHN', y una mayor concienciación ciudadana para atajar los vertidos'. Las depuradoras son muy importantes, insistió Matas, pero 'es imprescindible contar con la colaboración de todos para cambiar la mentalidad histórica de que el río es un vertedero'.

Tras inaugurar la estación depuradora de Catral-San Isidro (La Vega Baja), Eduardo Zaplana pidió que no se critique a 'los únicos que han propiciado la recuperación del río', en alusión a las administraciones gobernadas por el PP. 'Hemos soportado las críticas de quienes propiciaron la situación actual del río [los socialistas] y de otros 'bastante irresponsables que han llegado, incluso, a querer preocupar a los ciudadanos sobre las consecuencias que podía tener el río para su salud'. Pero los ciudadaanos saben, añadió, quién se ha preocupado y quién no del Segura. Valcárcel, por su parte, dijo que los gobiernos socialistas dejaron el río como una cloaca y en la UVI'

Matas, por otro lado, aseguró que hoy presentará en Bruselas el informe de evaluación estratégica del PHN, e indicó que el trazado del trasvase del Ebro, cuya presentación acumula un retraso de 20 días, se conocerá en breve plazo, por lo que pidió 'paciencia'. Sobre el trasvase Júcar-Vinalopó, Matas aseguró sentirse 'desconcertado' con el posicionamiento de los socialistas valencianos ante esta obra. 'Dentro del partido socialista no se ponen de acuerdo y me gustaría saber si tienen un punto de vista o varios'.

El titutar de Medio Ambiente resaltó que ya hay un tramo adjudicado de este trasvase y los otros se licitarán después del proyecto, lo que 'no significa que haya demoras ni aplazamientos'.

La sonrisa del presidente y la CAM

El ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, preguntó en voz baja a Ramón Luis Valcárcel, presidente de la Región de Murcia, 'qué es la CAM', cuando un periodista interpeló a Zaplana y al propio Valcárcel por el conflicto entre ambos presidentes a propósito de la designación de Javier Guillamón como vicepresidente de la caja de ahorros y presidente del consejo territorial de Murcia. Valcárcel, con voz tenue, respondió al ministro: 'la caja de ahorros', y Matas, ajeno al conflicto, asintió, mientras Zaplana, huidizo, sonreía y aconsejaba al oído a su homólogo murciano que no entrara al trapo. El presidente valenciano no entró en ese trapo 'para no contribuir a que mañana la noticia sea un debate que para mí no existe'. Antes dijo que se han realizado algunos análisis periodísticos que 'me han hecho sonreír'. Valcárcel, por su lado, admitió que entre los gobiernos se produjo una situación 'peculiar', pero que ha sido 'absoluta y satisfactoriamente superada'. Guillamón 'me pidió un tiempo para abandonar y yo lo voy a respetar', dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002

Más información