Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

La Guardia Civil avisó a Balza de que ETA tenía muy controlado a un 'ertzaina'

Los agentes de la Guardia Civil que arrestaron el pasado jueves en la localidad alavesa de Zuazo de Vitoria a dos presuntos colaboradores del comando Basurde de ETA, Juan Antonio Cortes de Luis y Susana Atxaerandio Alexanco, comprobaron que entre la información incautada había datos muy detallados sobre un agente de la Ertzaintza (policía vasca) residente en Vitoria.

Los datos recabados por los terroristas era tan detallados que de manera inmediata el instituto armado informó a los mandos de Interior vasco del peligro que de hecho corría el agente de la Ertzaintza. No ha trascendido si el ertzaina del que los etarras conocían a la perfección domicilio, itinerarios habituales, vehículo utilizado en sus desplazamientos, etcétera es un agente de base, pertenece a la unidad de élite en la lucha contra el terrorismo (Unidad de Análisis de Información, antiguos AVCS) o se trata de algún mando de la Ertzaintza en ese territorio.

El consejero vasco de Interior, Javier Balza, que mañana viajará a Madrid para entrevistarse con el ministro del Interior, Mariano Rajoy, ha destacado en numerosas ocasiones que el trasvase de información incautada a los comandos terroristas sobre posibles objetivos de ETA funciona muy bien, tras los acuerdos alcanzados hace dos veranos entre ambas administraciones.

'Comando Basurde'

Se da la circunstancia de que cuando las Fuerzas de Seguridad del Estado interceptaron la denominado caravana de la muerte, en diciembre de 1999, con la que ETA pretendía colocar en Madrid en Navidad dos furgonetas bomba con 1.700 kilos de explosivo, entre la información hallada al comando Basurde había datos sobre diez mandos, entre ellos el nagusi (jefe) de la Ertzaintza de Álava, o agentes antiterroristas de la policía vasca.

Desde que la organización terrorista ETA convirtió en su comunicado de marzo pasado -en el que reivindicaba el asesinato en Hernani del ertzaina Iñaki Totorika- a todos los 7.500 agentes de la policía vasca en objetivos, los comandos han asesinado en julio en Leaburu (Guipúzcoa) al mando de Mikel Uribe y en noviembre pasado en la localidad guipuzcoana de Beasain a los patrulleros Ana Isabel Arostegi y Javier Mijangos. El comando Vizcaya intentó asesinar en noviembre en Bilbao a dos patrulleros con una pancarta trampa. Los comandos han seguido recopilando información sobre ertzainas hasta convertirlos en uno de sus objetivos preferentes, según señalan fuentes policiales.

El juez de instrucción la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco tomará hoy declaración a ambos detenidos, acusados de elaborar información sobre posibles objetivos, dar cobijo a los activistas y colaborar con la denominada caravana de la muerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2002