Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Con Marvin y sin melena

Fiesta a la americana con globos, música en directo formato dixieland y una cuidada escenografía con familia incluida. Todo estaba preparado para la puesta de largo de Artur Mas, pero un Jordi Pujol arrollador se alzó con el santo y la limosna mediáticos.

La fiesta de proclamación del candidato de CiU a la presidencia de la Generalitat que se celebró en el Vall d'Hebron hizo del perfil familiar de Mas su principal virtud. Un folleto a modo de currículo fotográfico del candidato recibía a los asistentes al acto. Muy a la americana, pero con una carencia: sin fotos con signos de rebeldía juvenil. Ni melena, ni conciertos de rock, ni asomo de disidencia. Mas pasa en el folleto de las crestas nevadas del Pirineo a preparar una tortilla en la cocina de casa.

La música de Marvin Gaye -el hombre que se convirtió en un símbolo sexy en la década de 1960- y su Ain't no mountain high enough, se combinaba con un centro de escenario que concentró a los asistentes más jóvenes -la edad media de los simpatizantes era más bien madura-. El objetivo era dar la nota de dinamismo a un candidato al que acompañaban su esposa y sus tres hijos. Eso en el patio de butacas, porque en los laterales del escenario veteranos como Macià Alavedra y Miquel Roca arropaban al candidato.

En una fiesta de estas características no podía faltar el peluquero de siempre de Artur Mas, Juan Fernández. Su testimonio fue publicitado por el circuito de televisión del pabellón: 'Cataluña necesita a un presidente como tú, sincero, formal y simpático'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2002