Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Patricia Russo | Perfil

De regreso al hogar

Patricia Russo ha vuelto a casa tras la Navidad. Esta ejecutiva, de 49 años, pasó 19 trabajando para Lucent, pero hace ocho meses dejó la compañía para dirigir Kodak. Ahora, el presidente de Lucent, Henry Schacht, ha repescado a Russo y la ha convencido para convertirse en su mano derecha y dirigir la compañía de equipos de telecomunicaciones en uno de sus momentos más duros. La empresa perdió 16.200 millones de dólares (18.000 millones de euros) el pasado año fiscal, y ha reducido su plantilla en 70.000 empleados.

Patricia Russo, Pat para los directivos y empleados de Lucent, ha pasado por todo tipo de puestos y áreas en la compañía que ahora va a dirigir. Su último puesto, antes de marcharse a Kodak, fue como presidenta de la división de Lucent que vende equipos a las mayores compañías de telecomunicaciones del mundo, una experiencia que ahora le vendrá muy bien. Una de las estrategias que maneja el presidente Schacht para sacar a la compañía de la crisis es centrarse en vender equipos a las mayores compañías telefónicas del mundo. 'Pat conoce muy bien la compañía, sus productos y sus estrategias', asegura una analista neoyorquina.

Esta estrecha relación de Russo con Lucent, sin embargo, no gusta a todo el mundo. Las acciones de la compañía en la Bolsa de Nueva York perdieron un 2,5% de su valor cuando se conoció el nombramiento. Según los analistas que siguen el valor, los inversores desconfían de que una insider -es decir, una persona que ya ha trabajado en la compañía- tenga la distancia y la frialdad suficiente para tomar las drásticas decisiones que, se supone, deberá tomar, entre ellas un nuevo recorte de plantilla y la venta de filiales no estratégicas, medidas ya anunciadas por el presidente. Además, muchos inversores esperaban un cambio drástico en la gestión de la empresa, y Russo es más de lo mismo. La ejecutiva ha sido nombrada por Schacht, que pasará un año en la presidencia de la empresa y después, previsiblemente, le cederá el trono. Además, Russo ya ha anunciado que piensa seguir el camino marcado por el presidente.

En su fugaz paso por Kodak, Russo encauzó la compañía hacia el mercado de la fotografía digital, y firmó un importante acuerdo con Microsoft para formar parte de su Windows XP. Russo, aficionada al golf y al tenis, es una de las pocas mujeres que dirigen una gran compañía estadounidense, junto con Carly Fiorina, presidenta de HP y también antigua directiva de Lucent.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de enero de 2002