Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
19ª Jornada de Liga | FÚTBOL

Mauro Silva y la autoexpulsión de Zidane

Zidane y Mauro Silva ocuparán un espacio a priori decisivo en el duelo más sonado de la noche de Reyes. Probablemente sean los futbolsitas con más peso en la dirección del juego de sus equipos, y hoy se verán cara a cara en el centro del campo del Bernabéu. Mauro está a punto de cumplir diez años desde que llegó al Deportivo, que acababa de ascender a Primera. El brasileño es, con Fran, el único superviviente de la época de Arsenio Iglesias, el otro capitán y el otro gallego del equipo titular. Tiene 34 años y una Copa del Mundo en su haber. Zidane, con 29, luce un historial semejante pero, comparado con Mauro, es un novato en la Liga que recién se acopla a su equipo. Como dijo ayer el técnico del Madrid, Vicente Del Bosque, el francés es 'como un animal' que acaba de encontrar 'su territorio'.

Del Bosque pareció hacer referencia al hecho de que Zidane había superado el tiempo de los ensayos. No se superpone a Raúl, no pisa el área rival continuamente, ni tampoco baja a iniciar el juego desde la zona del medio centro, como solía. Ahora se mueve en los tres cuartos, rodeado de Helguera y Makelele por detrás y de Figo, Raúl y Morientes por delante. 'Zizou ha encontrado su zona de influencia', explicó el técnico; 'ha encontrado su territorio dentro del equipo. Sabe que no tiene que estar en todas las partes del campo sino que tiene su lugar. Es como los animales que encuentran su territorio. Él lo ha encontrado y está a gusto'.

Si Zidane tantea un terreno y unos compañeros nuevos, el caso de Mauro es el anverso. El medio volante brasileño es un jugador de club, con lo que eso supone en las grandes citas, y con la responsabilidad añadida de ser el encargado de marcar a Zidane esta noche. Mauro, que jugó dos partidos contra Zidane, en Liga de Campeones, dice que salió ganando de los anteriores cruces: 'Es un gran jugador, técnica y tácticamente, muy difícil de parar. Jugamos contra él cuando nos enfrentamos al Juventus, donde perdió los nervios, acabó auto expulsándose y empatamos, y contra el Madrid, en el Teresa Herrera, que ganamos y yo no jugué. Pero en Italia tenía más peso ofensivo y en el Madrid están Figo, Raúl o Morientes, que también pueden decidir, y se divide más la responsabilidad ofensiva'.

La presión del centenario

Mauro Silva lleva una década siendo fijo en el once inicial del equipo gallego, y por lo tanto es corresponsable de esa férrea estadística que establece que ninguno de los rivales de hoy ha ganado al otro a domicilio recientemente. 'A mí el estadio que más me ha impresionado como jugador es Maracaná, pero el Bernabeu no es un campo más. No sólo es el público, es tan importante la mentalización del equipo, saber que tienes que ganar. El Real Madrid está muy motivado, estrenan centenario, y por ello son los que tienen la necesidad, la presión de vencer', señala el jugador deportivista, sin duda, el mariscal que hoy precisará el Depor para ganar en un estadio que se le resiste en Liga desde hace 46 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2002