Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Operación Triunfo' revoluciona las audiencias de televisión en 2001

Cada español dedicó a ver la pequeña pantalla 52 días completos

Primero fue Gran Hermano y ahora le toca el turno a Operación Triunfo. Representan dos formatos distintos de abordar la telerrealidad, pero ambos programas han revolucionado las audiencias televisivas en España. Las estadísticas revelan que cada individuo estuvo el año pasado pegado a la pequeña pantalla durante 208 minutos diarios. O lo que es lo mismo, 52 días y medio completos. Los más adictos fueron los valencianos, y La Primera de TVE, la cadena que más público congregó a lo largo de 2001.

Operación Triunfo avanza poco a poco en las tablas de audiencia y roza ya los siete millones de espectadores (50,8% del total de la audiencia), una cifra que dobla la que consiguió el presidente del Gobierno durante su comparecencia televisiva en Antena 3. La entrevista que José María Aznar concedió a la cadena privada fue vista por 3.432.000 espectadores (19,4%). Pese a todo, Operación Triunfo está todavía a dos millones de la mejor marca de Gran Hermano. Su evolución augura sorpresas. En su informe anual, Corporación Multimedia sostiene que la música, la calidad de la realización y la 'motivación por el logro' de los concursantes son sus elementos diferenciadores. Resalta asimismo lo novedoso del 'uso integrado de los dos canales de TVE' y el éxito discográfico sin precedentes derivado de las galas musicales.

Junto a estos dos programas, el ranking de emisiones más vistas está monopolizado por el fútbol. La goleada televisiva corrió a cargo de Valencia. La emocionante tanda de penaltis ante el Bayern de Múnich marcó el techo de audiencia de 2001 con 13.630.000 espectadores (68,8% del total).

Entre las emisiones más vistas se han colado las campanadas de fin de año, que, como viene siendo una tradición implacable, cayeron del lado de TVE. Casi nueve millones de personas se tomaron las uvas al ritmo de La Primera.

Los atentados terroristas del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas y la posterior guerra de Afganistán revitalizaron los programas de corte informativo. Las cadenas autonómicas TV-3 y TVG pusieron en antena los telediarios más largos de la historia de la televisión en España: doce horas seguidas dedicadas a desgranar segundo a segundo la tragedia que asoló Nueva York.

En términos generales, 2001 ha sido un mal año para la ficción. El cine está lejos de los puestos de cabeza de otras temporadas. Titanic, emitida por Antena 3 tras un impresionante despliegue promocional, congregó a poco más de seis millones de personas. Pisándole los talones a la superproducción protagonizada por Leonardo di Caprio y Kate Winslet aparecen Con Air, convictos en el aire y Medidas desesperadas (Tele 5) y Solo en casa 3 (Antena 3).

Luces y sombras

Sometida a los avatares de la audiencia, la nueva ficción nacional tuvo luces y sombras. En el primer bloque apenas sobresale Cuéntame. En el segundo hay abundancia de títulos: Abogados, Papá, Dime que me quieres, Mi teniente, Agente 700, El botones Sacarino, Academia de baile Gloria o Moncloa, dígame. Tampoco fue el año de los concursos de grandes formatos del estilo de Fort Boyard, Una vez en la vida, El show de los récords o Todo en familia. No sobrevivieron los noctámbulos Maldita la hora (Antena 3) y El anfitrión (Tele 5), ni los veteranos concursos ¿Quiere ser millonario? y El juego del euromillón, ambos de Tele 5.

Durante el año, el consumo televisivo medio fue de 208 minutos por persona y día, dos minutos menos que el año anterior. Según datos de Sofres, los valencianos, con 218 minutos, son los más teleadictos, por delante de los andaluces (212) y a larga distancia de los espectadores canarios (186).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2002