Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LOTERÍA

18.975. Murcia y Canarias se llevan los 51.000 millones del 'gordo'

La última lotería en pesetas distribuyó ayer sus principales premios en Murcia y Canarias. En la capital del Segura se vendieron 100 series del número 18.795, al que correspondieron 30.000 millones de pesetas. Los décimos se repartieron entre los vecinos del popular barrio de El Carmen y los trabajadores de la empresa de confección Artemar. Otras 20 series con 6.000 millones de premio se quedaron en la ciudad murciana de Lorca, que este año sufrió la tragedia de 12 inmigrantes ecuatorianos muertos en un accidente cuando iban a trabajar, sin papeles, en una finca.

Las restantes 50 series del primer premio, con 15.000 millones de pesetas repartidos, viajaron a la isla canaria de La Palma, también sacudida recientemente por la muerte de tres turistas en una riada. En otra localidad murciana, Cieza, han tocado 50 series del tercer premio. Además, Las Palmas de Gran Canaria se queda con 25 series de un quinto premio.

En Murcia cayó la mayor lluvia de millones de la lotería de Navidad después de que, a las 11.21, los niños Aitor Sierra y Moli Paredes cantaran el número 18.795. Más de 40.000 millones de pesetas van a quitar las penas a miles de vecinos de Murcia, Lorca, Cieza y Torre Pacheco. El tercer premio, el 5.967 -cuyas dos últimas cifras son apodadas en el argot cabalístico como el fraile- dejaba en Cieza (Murcia) 4.320 millones muy repartidos.

La plaza Camachos de la capital murciana, ubicada en el barrio de El Carmen, en pleno centro de la ciudad, era ayer un hervidero de gente embriagada por la alegría y la sorpresa. Allí está la administración número 5, más conocida como "la del Puente", donde María Teresa García vendió la mayor parte del premio gordo.

Carmen Pérez, de unos 60 años, propietaria de una droguería del barrio y abonada al número agraciado desde 1921, llegaba a la puerta del establecimiento gritándole a la lotera: "¡Cuatro, que me han tocado cuatro!". Le habían tocado 120 millones de pesetas de golpe. Mari Carmen Cano, sordomuda de 30 años, casada y con un hijo de seis años, se embolsa 30 millones, igual que su amiga Raquel Belmonte, también sordomuda. Las dos son del barrio y están abonadas al número 18.795.

Pero la sorpresa más grande fue la que deparó la empresa de confecciones Artemur, ubicada en Molina de Segura, un municipio de unos 50.000 habitantes muy cerca de la capital murciana. A través de participaciones de 1.000 pesetas, el gordo ha quedado repartido entre los 200 empleados de la empresa, familiares y amigos de éstos. Les han caído nada menos que 22.000 de los 30.000 millones que se quedaron en la capital. Los empleados no pudieron reunirse en la sede de la empresa, ya que estaba cerrada al ser sábado.

Quien sí sabe a quién dedicará parte de los 30 millones que les han tocado a ella y a su marido es María José Sánchez, esposa de Basilio José Piñero, presidente de la Peña Indi -integrada por unos 200 socios seguidores del Atlético de Madrid-, que ha repartido 780 millones en 26 décimos. A la alegría de contar con un décimo del gordo y de que la peña que preside su marido repartiera 780 millones, ella añadía la noticia de su embarazo.

Otras 20 series del primer premio (6.000 millones) se quedaron en Lorca. Cuando, pasadas las 11.30, Juan Fernández Ayala supo que había sembrado de millones el barrio de San Cristóbal de Lorca (Murcia), este barbero de 70 años estaba afeitando a navaja a un millonario. No le tembló el pulso y siguió rasurando con mucho aplomo hasta a cinco agraciados.

Juan Fernández quería que su número terminara en 95 -el pavo-, y ya en agosto lo había encargado. San Cristóbal es un barrio humilde, de trabajadores, el barrio de los curtidores de Lorca, la principal actividad industrial de esta ciudad de unos 70.000 habitantes. En él han encontrado cobijo muchos ecuatorianos que faenan en los campos de la zona.

Una premonición

En la isla canaria de La Palma cayó ayer tanta lluvia como millones de pesetas. El grupo Nambroque de Coros y Danzas, fundado en 1948, distribuyó 50 series del 18.795 entre los casi 17.500 habitantes de La Palma. El director de Nambroque, Víctor González, reconocía: "Este año había una premonición con el 18.795 porque ya lo tenía vendido desde hace muchas semanas, lo que nunca nos había ocurrido". El ya conocido como "Papá Noel de los palmeros" recibió muchas peticiones de la Península, por lo que los millones también volaron a distintas comunidades. Hacía 19 años que el gordo no caía en Canarias.

Información elaborada por Antonio Aguilar, Ana Torregrosa, Luis D. Martínez y Juan Manuel Pardellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001