Fernández Díaz advierte a CiU de que perderá el apoyo del PP si persisten las reivindicaciones nacionalistas

El presidente del Partido Popular de Cataluña, Alberto Fernández Díaz, advirtió ayer a Convergència i Unió (CiU) de que el apoyo parlamentario de los conservadores es 'incompatible' con el énfasis del discurso soberanista que algunos dirigentes de la federación nacionalista prevén para los próximos meses. Fernández Díaz avisó que el PP sólo puede garantizar la estabilidad si el debate político se centra en cuestiones sociales ya que, en su opinión, 'Cataluña no puede perder el tiempo ni energías en polémicas nacionalistas estériles o nuevas reivindicaciones'.

Las palabras del presidente del PP tuvieron su respuesta por parte de Josep Antoni Duran Lleida, secretario general de la federación, quien ya adelantó que CiU no abandonará sus compromisos electorales en materia de autogobierno. A pesar de esta advertencia, Duran precisó que CiU 'no va en detrimento de la voluntad de diálogo' con el PP en cuestiones de política estatal.

Enseguida, el presidente de Iniciativa per Catalunya-Verds, Joan Saura, reclamó la convocatoria de elecciones anticipadas ante la 'evidencia de la falta de apoyo del Partido Popular' a los nacionalistas de Jordi Pujol.

'No se puede decir', manifestó Fernández Díaz, 'que el acuerdo alcanzado sobre los presupuestos sea el último que se alcanzará con CiU, pero sí es verdad que a partir de ahora nosotros no estamos obligados a firmar nuevos acuerdos'.

Que el PP acepte negociar su apoyo a leyes concretas o a actuaciones parlamentarias promovidas por CiU dependerá, según el dirigente conservador, de que la federación que gobierna en la Generalitat 'no centre su actividad en el debate nacionalista y en las reivindicaciones soberanistas y, en cambio, se avenga a realizar una política social'.

'Si CiU quiere tener garantizada la estabilidad', agregó, 'sólo tiene que evitar controversias identitarias y debates nacionalistas estériles y dedicarse a gobernar y a pensar en las cosas que realmente interesan a la gente'.

Macias, secretario adjunto

Duran Lleida dijo que no tenía ninguna intención de discutir con Fernández Díaz, pero matizó que los nacionalistas continuarán reclamando mayor autogobierno. Duran designó oficialmente ayer a Pere Macias nuevo secretario general adjunto de la federación de Convergència i Unió y máximo responsable de las campañas electorales.

CiU se dotará también de un nuevo 'órgano técnico' que tendrá como objetivo garantizar el funcionamiento cotidiano de la federación. Además de Duran y Macias, este equipo estará integrado por los secretarios generales adjuntos de Unió, Marta Llorens y Josep Maria Vila d'Abadal; el secretario de organización de Convergència, Lluís Corominas, y los responsables de política municipal de ambos partidos, Joan Puigdollers y Josep María Pelegrí.

Duran informó de que el próximo 7 de enero Mas será designado candidato a la presidencia de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de diciembre de 2001.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50