Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Una estafa

Un concierto desangelado abrió ayer en la basílica de San Francisco el II Festival Milenio, que organiza Concert Studio en colaboración con el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Desangelado por el frío ambiental (no era aconsejable desprenderse del abrigo y la bufanda), pero sobre todo por unas condiciones acústicas que impedían una apreciación mínimamente satisfactoria de lo que estaba ocurriendo (al menos, desde mi localidad en zona B, de las de 12.000 pesetas; ignoro si en las de zona A, de 16.000, las cosas mejorarían). Un tenor como José Carreras merecía otro trato artístico en su regreso a Madrid. O quizá sea, justamente, al revés: un tenor de su categoría no se debía haber prestado a un concierto semejante. Ni él, ni los otros responsables artísticos.

Produce una tristeza infinita comprobar la degradación de la cultura del divismo. Es muy difícil opinar con las condiciones acústicas existenes sobre si Carreras cantó bien o mal. No se esforzó, en cualquier caso, demasiado, aunque su lirismo encendido se intuyó en algún momento en este concierto de tono navideño y familiar con temas tan agradecidos como La Virgen lava pañales, El pequeño tamborilero o Adeste fideles. La Orquesta de Cámara de Andorra quedó menos perjudicada por las condiciones ambientales que el tenor. Tal vez el Ave María de Mascagni fue lo que llegó con más nitidez. En cuanto a la Escolanía de El Escorial, pasó sin pena ni gloria.

Como contraste hubo regalo de claveles rojos y blancos para todas las señoras, y un gran despliegue de fotógrafos y cámaras de televisión entrevistando a los asistentes famosos o inmortalizando con sus focos y flashes a los artistas. 'Esta tarde, 16 de diciembre de 2001, va a ser única e inolvidable', se podía leer en un folletito repartido a la entrada. Y, en efecto, fue 'única e inolvidable', aunque en otro sentido muy diferente. El público, a pesar de todo, aplaudió, aunque la tarde fue, por todo lo dicho, una estafa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001