Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los taxistas de Jaén se manifiestan para exigir seguridad tras sufrir varios atracos

Un conductor sufre heridas en la mano tras enfrentarse a un ladrón

Los taxistas de Jaén se manifestaron ayer ante la sede de la Subdelegación del Gobierno para exigir medidas de seguridad. En una semana, han denunciado dos atracos, el primero de ellos sin que tuviese respuesta policial, según denunció el presidente de la asociación de taxistas, Manuel García. El último suceso se registró ayer y acabó con un conductor herido por arma blanca. Según García, se han registrado más atracos que no se denuncian porque las cantidades que se llevan los delincuentes no son significativas.

En el último atraco, ocurrido pasada la media noche de ayer, un viajero sacó un cuchillo para exigirle al taxista el dinero que llevaba encima. El agredido intentó defenderse y ambos salieron del vehículo, lo que provocó que los vecinos viesen la situación y avisasen a la policía, que llegó y pudo detener al atracador en el acto. En el caso anterior la situación fue bien diferente, ya que el taxista al que atracaron en las cercanías de la localidad de La Guardia no contó con presencia policial para buscar al atracador. 'No había efectivos disponibles', dijo el presidente de la asociación. Fueron los propios taxistas, con la policía local, los que acudieron a la zona para buscar al delincuente.

'Hay malestar y sensación de inseguridad', subrayó Manuel García. La próxima semana está prevista una reunión con el subdelegado del Gobierno, Francisco López Pastor, en quien no confía el colectivo, según su presidente, porque las medidas previstas no se llevan a la práctica. Concretamente aludió a un compromiso adquirido en la mesa provincial de seguridad de que policías y guardias civiles pararían taxis cuando creyesen ver alguna situación extraña. García Vico aseguró que la Guardia Civil sí lo está haciendo, pero no la Policía.

'No pedimos ningún privilegio: somos una colectivo fácil para el delincuente y queremos protección. Todos saben que atracando a un taxi por lo menos se llevan mil duros para una dosis', destacó García.

Entre las peticiones del colectivo de taxistas se encuentra el de conseguir subvenciones de las administraciones para pagar un vehículo exclusivo para taxis, valorado en seis millones, que tiene habitáculos diferentes para el conductor y para el pasaje.

En Jaén, por el momento, no reclaman ayudas para la instalación de mamparas que separen al taxista de los clientes. García Vico considera que eso es sólo 'un parche' que tiene eficacia limitada, ya que defiende contra el arma blanca pero no contra las pistolas 'que cada vez se usan más'.

Entre los inconvenientes, el presidente de la asociación destaca la reducción de una plaza y el hecho de que el cliente 'no está acostumbrado'. 'No estoy en contra de la mampara, pero no es la solución', resaltó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 2001