Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El misterio de la hija del jeque

La policía investiga la desaparición en Cambridge de Sheikha Shamsa

¿Es el riquísimo príncipe heredero de Dubai un secuestrador? ¿Vive la hija del jeque Mohammed al Maktoum encerrada contra su voluntad en la casa familiar del más importante de los siete Emiratos Árabes Unidos? ¿Fue realmente secuestrada en Cambridge en agosto del año 2000 la joven Sheikha Shamsa, como se supone que ella misma dice? ¿Es realmente la hija del jeque la joven que ha denunciado el secuestro a través de una llamada telefónica a un abogado británico? Nada de esto está claro, pero lo que sí es cierto es que la policía británica investiga el caso, desvelado ayer por el diario The Guardian.

Los riquísimos jeques de Dubai no son unos cualquiera en el Reino Unido. La familia es dueña de una de las cuadras de caballos más famosas del mundo, los establos Godolphin, cuyo cuartel general está cerca de las fincas de los Maktoum en Newmarket, a las afueras de Londres. No sólo se codean con la familia real británica, sino que prácticamente pasan el verano en el Reino Unido, desde donde siguen la temporada de caballos en los hipódromos británicos y franceses. Dos de los siete aviones privados de la familia pasan el verano acarreando a jeques, familiares y amigos. El solo hecho de que la policía investigue si el hombre fuerte de Dubai ha secuestrado a su propia hija es un asunto políticamente muy delicado para el Gobierno de Tony Blair, que tiene en Dubai a uno de sus más finos aliados políticos y más potentes socios comerciales en las impenetrables tierras del golfo Pérsico.

La joven denunció que fue secuestrada por empleados de su padre, el heredero del Emirato de Dubai

Según el apasionante relato publicado ayer por citado diario, una joven que dice ser Sheikha Shamsa, de 19 años, una de las nueve hijas y siete hijos del jeque Mohammed al Maktoum, llamó en marzo pasado a un abogado británico para denunciar que en agosto del año anterior fue secuestrada mientras paseaba sola por las calles de Cambridge. La joven asegura que los cuatro secuestradores eran empleados de su padre y que éste la retiene contra su voluntad en Dubai. Nacido en 1948, Mohammed es el príncipe heredero y ministro de Defensa de Dubai y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos. Aunque su hermano mayor, Maktoum bin Rashid al Maktoum, es el jefe del Estado, él pasa por ser el verdadero hombre fuerte del emirato, el más abierto y progresista del Golfo.

La llamada de la joven fue recibida por un abogado británico que en su día había tramitado los papeles de la verdadera Sheikha Shamsa para obtener su visado de residencia en el Reino Unido. El abogado denunció el caso ante la policía y ésta se lo ha tomado en serio, aunque no sabe si está ante un delito, un lío de familia o un simple enredo juvenil. La policía ha podido hablar con la joven denunciante en Dubai, aunque mantiene un absoluto secreto sobre las investigaciones. Se ha limitado a confirmar que detectives de Cambridge están investigando el caso bajo la responsabilidad del detective jefe inspector David Beck, un especialista en secuestros. 'Oficiales de la policía han hablado con una mujer que se supone tiene 19 años, que ahora creemos que está sana y salva en Oriente Próximo, para tener más detalles sobre el incidente', ha precisado un portavoz policial.

La joven aseguró que en agosto de 2000, tras pasar un rato en un bar con dos amigos en Cambridge, paseaba sola cuando fue abordada por cuatro individuos, empleados de su padre, que la metieron en un coche y la llevaron a una de las residencias de la familia en Newmarket. Al día siguiente fue embarcada en uno de los jet privados de los Maktoum y conducida a Dubai. Informadores del Guardian intentaron contrastar esta denuncia telefoneando a la residencia del príncipe en Dubai y a su abogado en Londres, pero hasta ayer tarde sus tentativas de dialogar directamente con la joven no habían prosperado.

En abril del 2000, el jefe del Estado de Dubai, hermano de Mohammed al Maktoum, vivió un malentendido en tierras británicas cuando una niñera que acompañaba a sus cuatro hijos pequeños no fue informada de que viajarían a París en un avión diferente al de sus padres y denunció la actuación de los guardaespaldas del jeque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de diciembre de 2001