Reportaje:

Un desfile de modelos muy teatral

La compañía Vol Ras reúne a todos sus colaboradores en una divertida fiesta para celebrar sus 21 años de vida

Abogados, aparejadores, actores, directores, escenógrafos, figurinistas... Hombres, mujeres y niños con trayectorias personales y profesionales muy diversas participaron ayer en un curioso desfile de moda. Fue en la sede barcelonesa de la SGAE, y todos los modelos ocasionales tienen un punto en común: en un momento dado, sus vidas convergieron con las de los intérpretes de la compañía Vol Ras. El grupo teatral conmemoró ayer sus 21 años de vida y, para festejarlo, reunió a un buen número de colaboradores, familiares y amigos, que desfilaron ante el público con el vestuario de los 12 espectáculos que han creado hasta la fecha.

Joan Faneca, Joan Segalés, Pep Santacana y Toni Cusó eran cuatro jóvenes estudiantes del Departamento de Pantomima del Institut del Teatre cuando se les ocurrió la idea de unir esfuerzos e iniciar juntos una trayectoria profesional. Así nació Vol Ras, que se estrenó públicamente durante las fiestas de la Mercè de 1980. Por el camino quedaron Santacana y Cusó, pero Faneca y Segalés siguieron dando vida a esta compañía, que, como cuenta este último, se fundó con dos premisas básicas: hacer reír al público utilizando el teatro de gesto como herramienta básica para conseguirlo.

Vol Ras se creó con la intención de hacer reír al público a través del teatro de gesto

Contrariamente a la costumbre de celebrar los aniversarios por décadas o por lustros, Vol Ras ha preferido brindar por sus 21 años. 'Queríamos haber festejado el 20 aniversario pero por distintas circunstancias no pudimos hacerlo. Así que hemos esperado hasta cumplir los 21, que es la edad en la que antiguamente se alcanzaba la mayoría de edad', explicó Segalés. Para los dos intérpretes, era fundamental conceder un papel destacado en la fiesta a sus respectivas familias y a los profesionales que les han ayudado en su carrera. El actor Pep Cruz, los escenógrafos Isidre Prunes y los hermanos Castells, el coreógrafo Toni Mira, los distintos gerentes que han pasado por la compañía, su abogado, los hijos de Segalés y Faneca fueron algunos de los cerca de 50 modelos que se visitieron de personajes de Vol Ras.

Antes de entrar en la sala de actos de la SGAE, reconvertida en pasarela, los asistentes a la fiesta tuvieron ocasión de recordar cada uno de esa docena de espectáculos creados por la compañía a lo largo de su historia. Una pequeña exposición exhibía elementos escenográficos rescatados de algunos de los montajes. Y, para invitar aún más a la nostalgia, una serie de proyectores volcaban en las paredes imágenes tomadas durante algunas de las múltiples representaciones que Vol Ras ha ofrecido a lo largo de estos 21 años. Con el fin de contrarrestar el carácter efímero del desfile y de la exposición, que se desmontó tras la fiesta, la compañía ha editado un cómic en el que 12 dibujantes han interpretado a su manera cada uno de sus espectáculos. Desde Cavallet d'il.lusions, de 1980, hasta Again, again, una recopilación de los mejores gags del grupo estrenada el pasado mes de julio y a la que todavía le quedan muchas actuaciones por delante. En cada propuesta, la compañía ha intentado buscar nuevos lenguajes útiles para arrancar la sonrisa, y a poder ser la carcajada, del espectador. Y porque, como dice Sagalés, en cada experiencia han asumido retos nuevos, han querido que sean ilustradores distintos (vinculados todos ellos a la escuela Joso) quienes recuerden los distintos espectáculos. El cómic se cierra con un explícito... continuarà, que adelanta la voluntad de los dos intérpretes de seguir cumpliendo años.

Joan Segalés (izquierda)  y Joan Faneca (derecha) con uno de los modelos que desfilaron  en la fiesta.
Joan Segalés (izquierda) y Joan Faneca (derecha) con uno de los modelos que desfilaron en la fiesta.CONSUELO BAUTISTA
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS