Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRÓNICA

Informete sobre la información

- La ventana discreta. El 11-S estaba viendo por la tele las torres ardiendo. El locutor de la tele también las veía a través de la tele. En un momento dado, estableció conexión telefónica con su corresponsal de NY, que vivía en un piso desde cuya ventana veía lo que el locutor y yo por la tele. Es decir, el locutor, el corresponsal de NY y yo no sólo sabíamos lo mismo, sino que veíamos la misma ventana. Una suerte de ventana única. Me pregunto hasta qué punto eso no era una metáfora de la información posterior al conflicto. Luego voy y se lo pregunto a Francesc Novell, presentador del microespacio 7 de notícies, integrado en el programa Set de nit -TV-3-, un talk-show que no está nada mal y que en ocasiones ha aumentado el límite del humor informativo -es decir, de la ventana esa- por aquí abajo. Esta manera de referirse a la realidad y a la información es una opción de practicar la visión de la ventana con juego de piernas. En los USA era hasta cierto punto una opción de ventana alternativa a través del tamiz humorístico de pollos como David Letterman, Jay Leno y Conan O'Brian, ¿periodistas?, ¿showmen? televisivos que, por cierto, tras lo del 11-S, no se han referido a lo del 11-S ni por casualidad. Quizá es un indicio que apunta a la idea de que la ventana, pumba, se está estrechando por momentos.

Francesc Novell empezó haciendo de periodista 'serio', pero decidió pasarse a la información guasa. Ahora está en '7 de nit'

- ¿Y quién es él? Bueno. Al tajo. Francesc Novell es periodista. Empezó en 1983, en Ràdio Avui. En el 85 entra en TVE, informativos, como redactor de política. Pim-pam, llega a ser jefe de sección. Fue el gran ideólogo de 135 escons, programa de información parlamentaria (zzzzz) en un país en el que conviven el avui-no-toca (zzzzz) con la mayoría absoluta (zzzzz). Su rostro, empero, empezó a ser conocido como presentador de L'informatiu migdia, emitido desde Sant Cugat. Fue el moderador de un famoso debate electoral hecho con motivo de unas elecciones autonómicas, emitido conjuntamente por TVE y TV-3, y que, en un principio, debía estar moderado por dos moderadores. Se supone que colocados por sus respectivas empresas para moderarse entre ellos. Tanto pitote con los moderadores quizá ilustró en su día que vivimos en un país moderado. Francesc Novell ha dejado de ser el rostro de un informativo -los informativos televisivos, con informador que habla con cara de al-soci-no-se'l-pot-enganyar, son tal vez otra metáfora de la información-, para pasar a ser uno de los rostros de un informador con tendencia al pitote en un programa de humor. Es posible, por tanto, que haya pasado de ser una cosa a ser todo lo contrario. O tal vez no.

- Información se escribe sin hache. El cambio, por ejemplo, surgió del hecho de que 'muchas noticias no te las crees. Vas a ruedas de prensa o al Parlament y, cuando alguien habla, tienes la sensación de ver un mago al que le conoces los trucos'. 'Me llegó a cansar el periodismo declaración, que en la tele denominamos periodismo canutazo: vas a un sitio, coges a alguien, le pones el canuto [el micrófono, señora] te vuelves a la tele, coges un corte y lo emites'. 'En ocasiones escuchabas a un político hablando y pensabas que ese hombre no se creía lo que decía. Llegabas más a esa conclusión cuando accedías a información off the record'. 'Estaba en esa reflexión cuando me vino la oportunidad de hacer 7 de Notícies , y no me lo pensé'. ¿En qué se diferencia su actual trabajo del anterior? 'Continúo siendo periodista'. 'Antes cogía los diarios o las agendas oficiales y acudía a tomar declaraciones, y elaboraba una información muy igual y poco contrastada, debido a la premura'. 'Ahora intento dar la vuelta a la información'. 'Resulta más difícil. La información seria viene muy dictada'. ¿Cuál era su límite antes y ahora? 'Los periodistas saben dónde trabajan, hasta dónde pueden llegar y hasta dónde no'. 'Existe la autocensura. Un periodista no es un kamikaze'. 'Ahora he cambiado el registro del límite, que es no faltar al respeto a la persona a la que aludimos'. 'Cada noche decimos las cosas que decimos, y eso se debe a una apuesta'. 'Evidentemente, soy consciente del sitio donde trabajo'. ¿Cómo se han tomado sus antiguos compañeros su cambio de enfoque informativo y toda la meditación sobre su trabajo que eso implica? 'Gasto buen rollo con compañeros periodistas. Noto, en nuestras conversaciones, que muchos de ellos se han encontrado con el problema del periodismo declaración y del límite del que hablábamos'. ¿La información sobre Afganistán es una metáfora? 'El único hecho constatable y objetivo de toda esta situación es que dos aviones se estrellaron contra dos torres. Cuando pasó eso, pensé inmediatamente que, a partir de ese momento, perderíamos el control informativo sobre la situación'. 'Toda la información posterior la tenemos que poner en duda. Hay muy pocas fuentes. Por mi parte, pongo en duda toda la información proveniente de EE UU y la proveniente del entorno de Afganistán'. 'En el fondo, con Afganistán estamos haciendo a lo bestia lo que hacemos cada día: la declaración que tomas al regidor de tu ayuntamiento, pero ahora con el portavoz de Washington y de Bin Laden'. 'Es imposible de contrastar'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de noviembre de 2001