Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

AL BANO, ROMINA, LAS GUINDILLAS Y EL PASTEL

Fueron una de las parejas más conocidas, se hicieron famosos cantando juntos, estuvieron casados 31 años, tuvieron cuatro hijos, vivieron su idilio en una bucólica granja en el corazón de Italia, pero ahora se tiran los trastos. Al Bano y Romina Power se divorciaron en marzo de 1999 y ahora él acusa a su ex mujer de ser una drogadicta. Y todo para lograr la custodia de sus dos hijas pequeñas, Cristel y Uga. El cantante italiano ha pedido al juez que lleva el divorcio que someta a la hija de Tyrone Power y Linda Christian a un examen para ver si se droga o no. Y ella responde con ironía al Corriere della Sera: 'No me esperaba que Al llegara tan bajo. Mi droga preferida es la guindilla'. 'Es todo patético', admité él. Detrás del culebrón no están sólo las dos hijas pequeñas; también un importante pastel a repartir después de años de éxitos internacionales. Las malas lenguas dicen que Al Bano ha hablado de drogas para atemorizar a su ex mujer, que pretende pedir mucho más dinero del que habían acordado. 'No es verdad, no quiero más dinero', clama ella desde su casa, en el barrio romano de Trastevere. Lejos queda el año 1967, cuando Romina, con sólo 16 años, y Al Bano, que tenía 24, escandalizaron a Italia besándose delante de las cámaras en un programa de televisión. El principio del fin lo marcó la desaparición, en 1994, de su hija mayor, Ilenia, cuyo cuerpo nunca fue encontrado. El drama les fue separando poco a poco, hasta que él encontró a otra mujer, de 29 años, con la que tiene un hijo. Y ahora todo acaba como empezó: con un escándalo en la prensa.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de noviembre de 2001