Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía indaga la muerte de un hombre apuñalado en su casa de Alcalá

Un hombre de unos 35 años fue hallado muerto anoche en su domicilio de la calle de los Batanes, en Alcalá de Henares, por agentes del Cuerpo Nacional de Policía, según informó un portavoz del Insalud, que precisó que el cadáver presentaba una cuchillada en el abdomen y que el hombre podría haber fallecido 'hace varios días'. Un residente del edificio donde fue encontrada la víctima había llamado al teléfono de Emergencias 112, pasadas las siete y media de la tarde, alertado porque sospechaba que podría haberle pasado algo a su vecino. El Insalud pasó la llamada al Cuerpo Nacional de Policía y éste envió al lugar a varios agentes, quienes, al acceder al piso, hallaron el cuerpo ya sin vida de la víctima.

El fallecido habitaba en el cuarto piso, letra D, del número 9 de la calle de los Batanes. Se llamaba Manuel, según los vecinos, aunque todos en el barrio le conocían como El Mármol. En un principio, la policía barajó la hipótesis del suicidio, pero el hecho de que los agentes de la Policía Científica y Judicial no hallaran el arma homicida en el domicilio les lleva a pensar que pudo tratarse de un asesinato. Según esta hipótesis, Manuel pudo ser acuchillado en la calle y se arrastró después, malherido, hasta su casa, donde murió desangrado.

En cualquier caso, los agentes tuvieron muchas dificultades al efectuar el primer registro de la vivienda porque ésta se encontraba en absoluto desorden, llena de desperdicios y en estado de abandono. Por ello, y tras el levantamiento anoche del cadáver por orden judicial, la policía decidió que volverá hoy, a la luz del día, a buscar el cuchillo que causó la muerte a Manuel.

De confirmarse que se trata de un homicidio, la muerte de este hombre elevaría a 81 los asesinatos registrados en la región en lo que va de año.

Los vecinos del número 9 de la calle de los Batanes, donde fue hallado muerto Manuel, comentaban anoche que éste se había mostrado siempre 'amable, aunque no tenía mucho trato con nadie'. Su madre, con quien vivía en el cuarto piso de la finca alcalaína, murió el pasado abril, y Manuel se quedo solo. Los residentes aseguran que el fallecido no trabajaba, y que, aunque era 'un poco raro' y a veces se dejaba los grifos abiertos, lo que hacía enfadar a sus vecinos, nunca se metió con ellos ni protagonizó reyertas en el bloque. 'A veces incluso ayudaba a la gente a subir las bolsas de la compra por las escaleras', recordaba una vecina que no quiso dar su nombre.

La policía cree que Manuel, que sí tenía antecedentes por peleas callejeras, sufría trastornos mentales, un dato que podría alimentar la hipótesis del suicidio. Sin embargo, la falta del arma homicida apunta a un asesinato, una posibilidad que ya investigan los agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Anoche, los policías que acudieron al domicilio de la víctima procedieron a su precintado para evitar que nadie entre en el piso. De confirmarse un homicidio, serían ya 81 los asesinatos registrados en la región desde enero de este año, casi el doble que en todo el año anterior, cuando se produjeron en Madrid 43 homicidios.

Fin de semana aciago

Este fin de semana ha sumado dos nuevas muertes a esa siniestra lista. El pasado viernes, los clientes de una tienda de artículos electrónicos en Puente de Vallecas encontraron el cadáver de su dueño, el ciudadano indio Kamal Karamchan Dan, de 43 años, con los pies y las manos atados con cinta de embalar y la cabeza cubierta con una bolsa de plástico. Un día después, el sábado, el marroquí Omar E. K., de 65 años, era tiroteado en el interior de su domicilio, en la calle de Francisco del Pino (Villaverde). La policía baraja en este caso la hipótesis de un ajuste de cuentas, auque los familiares de la víctima aseguran que los supuestos asesinos entraron en la casa para robar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2001